Alemania: epidemia de violaciones por parte de los “refugiados”

maxresdefault

Durante el pasado mes de julio, cientos de mujeres y niñas alemanas fueron agredidas sexualmente por migrantes o “refugiados”. La víctima más joven tenía 9 años; la mayor, 79.

La violencia sexual ha alcanzado en Alemania unas proporciones epidémicas desde que la canciller, Angela Merkel, permitió la entrada en el país de más de un millón de inmigrantes, en su mayoría hombres, de África, Asia y Oriente Medio.
El Gatestone Institute informó por primera vez de la crisis de los “refugiados” y las violaciones en Alemania en septiembre de 2015, cuando Merkel abrió las fronteras alemanas a decenas de miles de ellos varados en Hungría. Se publicó un reportaje de seguimiento en marzo de 2016, después de la ola de agresiones contra las alemanas por parte de turbas de inmigrantes en Colonia, Hamburgo y otras ciudades alemanas.
Esta crisis se ha extendido ahora a otros pueblos y ciudades en los 16 estados federales alemanes. Alemania se encuentra, en la práctica, sitiada: los espacios públicos se están volviendo cada vez más peligrosos.

La policía ha alertado de una posible crisis del orden público este verano, cuando los migrantes vean a las mujeres más ligeras de ropa.

Durante el pasado mes de julio, cientos de mujeres y niñas alemanas fueron agredidas sexualmente por inmigrantes o “refugiados” (ver el apéndice al final). La víctima más joven tenía 9 años; la mayor, 79. Los ataques se produjeron en playas, vías ciclistas, cementerios, discotecas, supermercados, festivales de música, aparcamientos, patios infantiles, escuelas, centros comerciales, taxis, transportes públicos (autobuses, tranvías, trenes de cercanías y metro) y parques, plazas, piscinas y baños públicos. Los predadores acechan por todas partes; ningún lugar es seguro.
Decenas de mujeres y niñas han sido asaltadas por inmigrantes en festivales de verano y piscinas públicas, lugares comunes de la vida cotidiana alemana.
En julio, al menos 24 mujeres fueron agredidas en el festival de música Breminale, en Bremen. Varias mujeres han sido también agredidas en festivales al aire libre en Ascheim, Balve, Gerolzhofen, Grenzach-Whylen, Heide, Lossburg, Lütjenburg, Meschede, Poing, Reutlingen, Sinsheim, Wolfhagen y Wolfratshausen.También fueron agredidas sexualmente mujeres y niñas en las piscinas públicas en Babenhausen, Dachau, Delbrück, Hamm, Hilchenbach, Kirchheim, Lörrach, Marklohe, Mönchengladbach, Mörfelden-Walldorf, Oberursel, Remagen, Rinteln, Schwetzingen y Stuttgart-Vaihingen.
Las autoridades alemanas restaron importancia a la mayoría de las agresiones, supuestamente para evitar exacerbar el sentimiento anti inmigración.
Casi invariablemente, se dice que las agresiones son incidentes aislados (Einzelfälle), y no parte de un problema a nivel nacional. Normalmente, sólo se puede encontrar información sobre las agresiones sexuales en los informes de la policía local. A veces se tratan las violaciones como noticias de ámbito local, que cubren los periódicos locales o regionales. Sólo llegan a la prensa nacional los incidentes de violaciones y agresiones sexuales más espectaculares.
Hubo tres casos en julio que sí fueron cubiertos por los medios nacionales de Alemania:
El 24 de julio, un migrante eritreo de 40 años violó a una mujer de 79 años en un cementerio en Ibbenbüren. La mujer, que vive en una residencia de la localidad, estaba visitando la tumba de su difunta hermana a las 6 de la mañana, cuando tuvo lugar la agresión. El migrante, que vive en Alemania desde 2013, fue detenido allí mismo. Pero es improbable que sea deportado, porque Eritrea se considera una zona en conflicto.
El 14 de julio, se supo que una de las mujeres violadas por las turbas musulmanas en Colonia en Nochevieja se había quedado embarazada. No denunció la agresión a la policía porque le daba vergüenza.
El 3 de julio, una mujer de 24 años violada por tres “refugiados” en Mannheim en enero admitió que había mentido sobre la identidad de los violadores. Selin Gören, turco-alemana, dijo al principio que sus atacantes habían sido ciudadanos alemanes, cuando en realidad eran inmigrantes musulmanes.
En una entrevista con Der Spiegel, Gören, portavoz del movimiento juvenil de izquierdas Solid, dijo que había mentido porque temía exacerbar el racismo contra los inmigrantes. También publicó una carta en Facebook dirigida a un refugiado ficticio:
“Lamento mucho que tu forma de tratarme, sexista y fuera de lugar, pudiera ayudar a avivar el racismo agresivo. Voy a chillar… No me quedaré parada mirando, y puede ocurrir que los racistas y los ciudadanos que están preocupados digan que eres tú el problema. Tú no eres el problema. Eres en general un ser humano maravilloso que se merece igual que cualquier otra persona sentirte seguro y libre-”
La policía alemana y los medios se han hecho eco fiel de los intentos de Gören de proteger a los violadores inmigrantes. Los informes de la policía alemana se suelen referir a los delincuentes inmigrantes con eufemismos políticamente correctos como “del sur” (Südländer), hombres de piel oscura (dunkelhäutig, dunklere Gesichtsfarbe, dunklem Hauttyp) o una mezcla de los dos: “sureño de piel oscura” (südländische Hautfarbe).
Alemania se encuentra ahora en un círculo vicioso: la mayoría de los perpetradores nunca son localizados, y los pocos que sí lo son reciben sentencias blandas. La mayoría nunca serán deportados. Sólo se denuncia una de cada diez violaciones en Alemania, y sólo el 8 % de los juicios por violaciones se saldan con condenas, según el ministro de Justicia, Heiko Maas.
El 7 de julio, el Parlamento alemán aprobó una modificación del código penal que ampliaba la definición de violación y hacía más fácil deportar a los inmigrantes que cometiesen delitos sexuales. Con la ley, también conocida como la Ley “No significa No” (“Nein heisst Nein”), cualquier forma de sexo no consentido será ahora punible como delito. Antes, la ley alemana sólo consideraba delitos los casos donde la víctima pudiera demostrar que se había resistido físicamente a sus agresores.
Es poco probable que las reformas, elaboradas con el propósito de facilitar que las víctimas de agresiones sexuales presenten denuncias criminales, acaben con la epidemia de violaciones a manos de inmigrantes en Alemania. El motivo es que el políticamente correcto sistema de justicia alemán es notoriamente benévolo a la hora de juzgar, sentenciar y deportar a delincuentes extranjeros.
Al mismo tiempo, las estadísticas fiables sobre delitos sexuales cometidos por migrantes son lamentablemente imprecisas. Las autoridades alemanas han sido una y otra vez acusadas de no informar de la verdadera magnitud del problema de la delincuencia en el país. Por ejemplo, hasta el 90 % de los delitos sexuales cometidos en Alemania en 2014 no aparecen en las estadísticas oficiales, según André Schulz, director de la Asociación de Policía Criminal (Bund Deutscher Kriminalbeamter o BDK).
El 25 de febrero, el periódico Die Welt informó de que las autoridades del estado alemán de Hesse estaban suprimiendo información sobre los delitos relacionados con inmigrantes, aparentemente a causa de una “falta de interés público”.
El 24 de enero, Die Welt publicó que la supresión de los datos sobre la tasa de delincuencia de los migrantes es un “fenómeno muy extendido en toda Alemania”. Según Rainer Wendt, responsable del sindicato de la policía alemán (Deutschen Polizeigewerkschaft o DPoIG), “Todos los policías saben que tiene que cumplir unas expectativas políticas concretas. Es mejor guardar silencio [sobre la delincuencia de los inmigrantes], porque no te puedes equivocar”.
El 22 de enero, la revista Focus publicó que la Agencia Federal contra la Discriminación (Antidiskriminierungsstelle des Bundes o ADS) presionó a la policía de Renania del Norte-Westfalia (RNW) para que eliminara la referencia a las “bandas de delincuentes norteafricanos” de una nota de prensa. Según Focus, la ADS escribió: “Existe el peligro de que las personas de esos países se conviertan en sospechosos de forma generalizada. Les instamos a borrar la referencia al origen norteafricano de la nota de prensa”. La policía de RNW borró después las palabras ofensivas porque “no se podía descartar que tal como lo formulábamos en la nota de prensa se pudiera malinterpretar como una declaración discriminatoria”. El artículo original de Focus ha sido retirado desde entonces de la página web de la revista.
El 8 de enero, el periódico Bild publicó un artículo titulado: “¿Se le está prohibiendo a la policía que diga la verdad?” El periódico citaba a un alto oficial de la policía de Frankfurt, que decía:

“Tenemos instrucciones estrictas que vienen de arriba de no informar de los delitos cometidos por los refugiados Sólo deben responderse las preguntas directas de los representantes de los medios en relación con delitos específicos. […] Es extraordinario que de manera deliberada NO se informe de ciertos delincuentes y que la información sea clasificada como confidencial (nicht pressefrei)”.

Entretanto, Boris Palmer, el alcalde “progresista” de Tubinga, cree haber encontrado una solución al problema de los inmigrantes que están violando a las mujeres y niñas alemanas en las piscinas públicas. Quiere que los inmigrantes hagan de guardianes en las piscinas. En un comentario de Facebook, escribió: “Nuestro ayuntamiento ha tomado una importante medida para la prevención y la integración. Tenemos un socorrista sirio que puede comunicar en árabe y con autoridad qué conducta está permitida y cuál no”.
El primer contratado por Palmer es un sirio de 24 años llamado Aiham Shalguin. En una entrevista con Schwäbisches Tagblatt, Shalguin presentaba a los inmigrantes como víctimas de las circunstancias: “Muchos refugiados varones no se han bañado nunca con mujeres. En Siria, la mayoría de las piscinas públicas están separadas por sexos. Los hombres no quieren ver a las mujeres con atuendo de baño”.

Agresiones sexuales y violaciones cometidas por migrantes en Alemania en julio de 2016: 

http://www.elmanifiesto.com/articulos.asp?idarticulo=5413

“La Verdad debe ser restaurada”, por Ursula Havebeck

 

Frau Haverbeck es una señora lúcida y elocuente, que está en un buen estado de salud física y mental. Tiene varios títulos universitarios, incluso en el campo de la Educación. Junto a su difunto marido (un profesor y ex soldado del Frente Oriental) estuvieron en los últimos años muy implicados en movimientos que buscan cuidar el medio ambiente en Alemania y fueron activistas pro conservación de la lengua y la cultura alemana.

El 20 de noviembre de 2014, Frau Haverbeck hizo historia al presentar una denuncia penal contra el Consejo Central de los judios en Alemania, bajo el Código Penal alemán S. 344, concerniente a “procesamientos falsos” perpetrados contra los alemanes inocentes en cuanto a su “negación del holocausto”. El delito de procesamientos falsos se castiga con hasta 10 años de prisión.

Frau Haverbeck ha también dejado claro que los documentos originales del gobierno Nacionalsocialista concernientes a Auschwitz, que habían sido confiscados por la Unión Soviética al término de la guerra, estaban ya en posesión del instituto de historia oficial “Institut für Zeitgeschicht” (Instituto de Historia), y también disponibles al público en general por una suma de €124.00, desde el año 2000. Frau Haverbeck dice que:

“Estos documentos indican muy claramente, con lujo de detalles, que el campo de Auschwitz no era un ‘campo de exterminio’, sino más bien un ‘campo de trabajo’ para la industria de la defensa, y por otra parte, que los encargados de su funcionamiento estuvieron bajo órdenes de mantener la salud de los presos a la mayor medida posible, a los efectos de la producción, lo que era esencial para mantener el esfuerzo de guerra… esto es lo que aquellos que trabajaban allí y han sido acusados de crímenes de guerra, siempre han mantenido”.

Posteuropeo

mapa-edad-mediaMe preguntaba un amigo de Chile sobre el término “posteuropeo”, expuesto por mí en una entrevista hace algún tiempo. Me decía a su vez, que habiendo en la historia una etapa preeuropea de nuestros pueblos, no sería raro que existiera también una etapa posteuropea.

Creo que mi amigo tiene razón; por lo tanto voy a precisar un poco la idea.

Mi intención no es meterme en temas y disciplinas que no manejo con soltura, tales como historia, antropología, arqueología, filología, etc. Para eso hay mucha gente mal paga u olvidada a la que debemos honrar.

No; mi pretensión al manifestar la idea de post europeo fue mucho más humilde e inmediata, política y culturalmente muy simple. En el gran ciclo indoeuropeo, somos sólo un punto. Europa es importante pero no es eterna, porque nada hay eterno bajo el sol y nuestra idea de permanencia en todo caso, debe estar referida no tanto a un espacio geográfico, sino a algún tipo de continuidad superior.

Me es más fácil expresar la idea mediante la poesía, que es como se expresaba en un principio, desde hace milenios, mediante el valor del símbolo. Haber perdido la comprensión de los símbolos es una de las formas más graves de la decadencia.

En grandes períodos de tiempo lo válido no es una geografía, sino un espíritu transmitido de generación en generación, mientras la genética y la cultura todavía existan.

No hay nada más negativo que aferrarse a la inmovilidad, porque la inmovilidad es decadencia, materialismo, impotencia, destrucción progresiva, progresivo desamor por lo que es de las alturas, por el proceso natural de supervivencia. Lo primero que no es inmóvil se llama política. Nuestra esencia profunda es el movimiento, que es lo que nos ha permitido justamente mantener viva nuestra esencia, seguir teniendo una identidad en lo profundo aunque los espacios varíen.

No puedo darle a la idea de lo “post europeo” la dimensión integral que otros podrían darle, aportando desde sus múltiples disciplinas de estudio. Sin embargo está claro que si Europa muriera (cosa muy posible a estas alturas) nuestra migración no se detendría. Siempre fue así, al menos desde mi punto de vista, condicionado –es cierto- por la experiencia personal, por mi propia migración, por mi proveniencia de un gran viaje iniciático: el de mis antepasados.

Los rusos, sub humanos para algunos nazis de percepción nula, son hoy los salvadores de la raza blanca, una extraña paradoja no tan extraña. Las ideologías suelen ser un problema para la supervivencia de un pueblo. El desprecio por los descendientes de europeos emigrados, también acelera la muerte de lo que queda de Europa, como criollo lo digo. La sangre y el espíritu superan siempre a los espacios geográficos.

No soy un intelectual ni siquiera un estudioso, eso no quiere decir que no comprenda, que no intuya y eventualmente que no acierte a ver ciertas cosas, que los estudiosos y los intelectuales no quieren o no pueden ver.  Nosotros pertenecemos a los grandes espacios, donde el espíritu retoma su dimensión, donde se recicla la sangre y el hombre muta hacia puntos de fuga que están en la eternidad del tiempo. El alma rusa es lo mismo. El viaje al corazón de la tierra puede hacerse por tierra o por mar, porque el onphalos  se construye desde el espíritu, desde la sucesiva migración pre europea y también post europea.

Me refería a lo post europeo, como un modo de preservar la herencia de Europa. Porque no nos hundiremos con Europa. Debemos sobrevivir. Ya lo hicimos muchas veces. Es la ley de los ciclos. No debemos insistir en caer con los derrotados; aunque ellos sean una parte nuestra inescindible debemos continuar nuestro camino, como un modo de que ellos también sobrevivan. Aunque nunca se sabe el resultado final de una lucha, mientras todavía se combate.

Ahora sé que nosotros no debemos volver, sino que nuestra mejor gente debe sobrevivir, hasta emigrando llegado el caso desde Europa hacia los grandes espacios, que nos vieron renacer ya muchas veces.  Nuestra historia es varias veces milenaria y no nació en Europa. Europa simboliza un cenit pero también una decadencia, con la aceptación definitiva de la linealidad histórica cristiana, liberal o marxista (muy parecidas en suma)

Es muy difícil comprender los grandes espacios con un criterio de aldea. Detenerse es morir, al fraccionar infinitamente lo que debe unirse con gran amplitud. Post europeo significa eso: sobrevivir, impulsar el ciclo hacia un sitio seguro, donde nuestra fuerza resurja.  Y esto no significa negar a Europa, sino salvarla como un eslabón de oro en una cadena varias veces milenaria.

Para que lo que queda de Europa pueda salvarse, necesita salir de las aldeas y del eurocentrismo. La Europa eterna no es un estrecho eurocentrismo, sino un renovado concepto de Europa. Porque Europa ya demográficamente casi no existe y necesita ampliar su consciencia, vincularse a su atávico antes y a su eterno después, para salvar lo todavía salvable. Lo quieto se congela y finalmente se hunde.

En el proceso de concentración de poder mundial, lo identitario también adquiere dimensiones globales. Somos como un prisma, como un diamante cuyas facetas están unidas en un núcleo.  Y en ese núcleo hay un sol, que es un sol negro, cósmico, inalcanzable desde la pequeñez de un momento histórico breve y desde una geografía siempre transitoria.

Las políticas identitarias deberían desplegarse de un modo global, articulándose en torno a nuestras posibilidades totales de supervivencia.

Deseo que se salve Europa. De hecho he trabajado por ello más que cualquier europeo medio. Sin embargo soy post europeo por tiempo y geografía. O al menos mi idea de Europa es la de un eslabón en la cadena.

No soy occidental. No sé qué es Occidente. Durante milenios no hubo un Occidente y no lo habrá en el futuro. No se puede comprenderlo cotidiano desde lo cotidiano, sino desde un contexto mucho más elevado. Para eso no basta ser estudioso, hay que ser además creativo y asumir una percepción más allá de lo pequeño.

JUAN PABLO VITALI

 

 

Corrección callejera

Marquis_de_Ensenada.jpgParece ser que, además de los recuerdos franquistas, hay quienes pretenden borrar de las calles de Madrid al marqués de la Ensenadapor las medidas antigitanas que adoptó en su época de ministro de Fernando VI. En concreto se le acusa de haber preparado en 1749 el genocidio de los gitanos españoles, lo que no es exacto porque, si bien con medidas ciertamente expeditivas, no pretendió su exterminio sino su sedentarización forzosa para acabar con su conflictivo vagabundeo, objetivo perseguido infructuosamente por los monarcas españoles ya desde tiempos de Isabel y Fernando. Si se hubiera decretado su eliminación física no habría quedado uno para contarlo.

Orwell habría disfrutado del espectáculo de unos españoles entretenidos en la mezquina tarea de eliminar no sólo los vestigios del pasado que no encajen con eso que se ha dado en llamar memoria histórica –lo que no es más que una alzheimerización selectiva–, sino también los personajes de otros siglos cuyas vidas y obras no obedezcan a la corrección política decretada en nuestros tolerantes días.

En cuanto a la aburridísima neurosis antifranquista, que con tanta gallardía padecen nuestros próceres cuarenta años después de muerto el Innombrable, en España hay barrios enteros –y embalses y escuelas y hospitales y todo tipo de obras públicas– que fueron construidos durante la oprobiosa y, obviamente, bautizados en aquel momento, por lo que no se comprende bien la legitimidad para eliminar sus nombres o inscripciones conmemorativas. Un ejemplo curioso es el de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre, cuyo magnífico edificio de la calle Jorge Juan cumplió cincuenta años el pasado 2014 previa eliminación de la inscripción en latín que recordaba en el patio de entrada el acto inaugural presidido por el impronunciable personaje que ejercía de Jefe del Estado en aquellos días. Y lo mismo le ha sucedido a la placa del Hospital 12 de Octubre, igualmente inaugurado en 1973 por el Señor Oscuro, cuyo nombre, en la lengua de Mordor, no pronunciaré aquí.

Pero la eliminación del pasado inconveniente no se limita a las calles y a lo establecido por las leyes, puesto que las normas no escritas –es decir, las modas ideológicas– afectan de manera mucho más intensa a los hechos y palabras de los ciudadanos. ¿Recuerdan el escándalo que se organizó hace unos meses cuando a un futbolista extranjero se le ocurrió mostrarse ante las cámaras con una camiseta en la que aparecía una imagen del infame inaugurador inexistente? Curiosamente Lenin, Stalin o el Che, admirados filántropos, no provocan el escándalo de nadie.

Pero, regresando a la totalitaria pretensión de eliminar del recuerdo a las personas cuyos hechos pequen con efectos retroactivos contra los mandamientos de laSanta Iglesia de la Corrección Política, tras el marqués de la Ensenada, eliminable para no ofender a los gitanos, habría que continuar con las muchas calles que por toda España recuerdan a Cristóbal Colón, Hernán Cortes y Francisco Pizarro para no ofender a los amerindios. Y a Fernando III y Alfonso X para no ofender a los moros. Y a los Reyes Católicos para no ofender a los judíos. Y a Daoiz y Velarde para no ofender a los franceses. Y a Blas de Lezo para no ofender a los ingleses. Y a Álvaro de Bazán para no ofender a los turcos. Y a Carlos III, Isabel II o Alfonso XIII para no ofender a los republicanos. Y a Castelar y Salmerón para no ofender a los monárquicos. Y a Espartero para no ofender a los carlistas. Y a Zumalacárregui para no ofender a los liberales. Y a Quevedo para no ofender a los homosexuales. Y toda mención a vírgenes o santos para no ofender a los ateos. Y a Sabino Arana para no ofender a la inteligencia. Y a Felipe V para no ofender a los gilipollas.

La mejor solución para contentar a todos sería eliminar los nombres de persona y sustituirlos con animales, vegetales y minerales. O con números, como los yanquis. Y así, imposibilitadas las discusiones bizantinas, nuestros ilustradísimos políticos podrían empezar a ocuparse de cosas prácticas.

Jesús Lainz

Zenón de Somodevilla y Bengoechea, marqués de la Ensenada (17071781), fue un estadista y político ilustrado español. Llegó a ocupar los cargos de secretario de Hacienda, Guerra y Marina e Indias. Asimismo, fue nombrado sucesivamente superintendente general de Rentas, lugarteniente general del Almirantazgo, secretario de Estado, notario de los reinos de España y Caballero del Toisón de Oro y de la Orden de Malta. Fue consejero de Estado durante tres reinados, los de Felipe V, Fernando VI y Carlos III.
Nació en Hervías o Alesanco, ambas en la actual comunidad autónoma de La Rioja (España), probablemente el 20 de abril (día de san Zenón) de 1707, y murió en Medina del Campo, actualmente en la provincia de Valladolid (España), el 2 de diciembre de 1781.