EL ARTE OCULTO NACIONALSOCIALISTA.

EL ARTE OCULTO NACIONALSOCUALISTA

Este ensayo no está escrito desde un punto de vista político si no desde el punto de vista estético, se hace esta aclaración por que a continuación hablare del arte durante el régimen hitleriano, independientemente de su inclinación política lector en este ensayo se hablara de la cultura que nación y floreció en escasos once años que el nazismo dirigió Alemania, tengan la mente abierta y no juzgue de acuerdo a un criterio políticamente correcto si no por la calidad del llamado Arte Heroico.
El arte durante el periodo del Tercer Reich es un tema ignorado por los historiadores actuales, incluso es negado completamente por muchos. La mayoría de nosotros tenemos la idea de que durante el régimen Nacional Socialista se trunco el progreso artístico debido a la censura y a la huida de numerosos artistas a otros países.
Los Vencedores han puesto un muro de silencio respecto a la cultura Nacional Socialista, no se habla de ella en ningún libro de historia, en ningún programa de History Channel ni siquiera es mencionado en ningún libro de historia del arte.
No hay ninguna galería que exponga las obras de artistas Nacional Socialistas en ningún museo salvo los poco conocidos como Arno Breker y estas expos siempre están asediadas por la polémica y las manifestaciones de agrupaciones de izquierda.
Para la mayoría el Tercer Reich fue un tiempo de oscurantismo cultural, represión, falta de libertad de expresión y dominado por la corrección moral. En los libros de la historia oficial nos hablan de la censura al arte moderno, de la quema de libros, del cierre de galerías y de la prohibición de la música jazz.
La idea es hacer ver a los vencidos como un grupo de incultos, intolerantes, fanáticos y barbaros que atentaban contra la libertad de expresión.
Sin embargo durante el Tercer Reich floreció toda una cultura vanguardista y un arte destinado a forjar un hombre nuevo. Una cultura y un arte silenciados por la cultura de hoy.

Conocemos a Arno Breker, a Leni Riefensthal y a Martin Heidegger pero desconocemos a la mayoría de intelectuales y artistas que fueron acobijados por el régimen.
Gran parte de esto se lo debemos a la propaganda aliada que ha borrado cualquier vestigio de la cultura Nacional Socialista.
El Arte Heroico fue una revolución en el mundo del arte, se opuso al Arte Moderno, su fin era transformar al hombre en un nuevo ser, arte nuevo para un hombre nuevo.
La escultura Nacional Socialista estaba influenciada por el arte grecorromano, representaba ese ideal de hombre nuevo. Podemos ver en estas esculturas a un tipo de hombre heroico, portador de nuevos valores y de una nueva moral.
Hombres y mujeres desnudos que venían a representar un nuevo tipo de ser humano, más cercano a los dioses antiguos, sin ningún tipo de miedo, un ser que ha superado lo meramente humano y se conecta con lo divino.
En las esculturas de Breker podemos apreciar la belleza del cuerpo humano, la grandeza viril del hombre y la delicadeza de la belleza femenina.
Escultores como Josef Thorak, Georg Kolbe y Fritz Klimsch (del que Gobbels se expresa con estas palabras: “fue el más maduro de nuestros escultores. Un genio.”) Crearon obras en lo que representaban este ideal. En todas ellas podemos ver a hombres musculosos, guerreros míticos, mujeres de una belleza similar a las de las diosas de la antigüedad.
Este ideal del hombre era puramente pagano, representaba a ese hombre libre de cualquier atadura, un ser olímpico que ha alcanzado la inmortalidad.
El desnudo fue parte esencial del arte del Tercer Reich, se puede ver en la escultura y en la pintura. La belleza del cuerpo fue retratada como una obra maestra, podemos ver en los lienzos de Ernst Liebermann y Adolf Ziegler en los que las figuras femeninas están dotadas de perfección y hermosura.
Las obras de artistas como Ivo Saliger, Gisbert Palmie, Johann Schult, Karl Truppe y Oskar Martin-Amorbach representan el desnudo humano con naturalidad, elegancia, sin tabúes y sin morbo. Esto derriba el mito fundado por los Vencedores de que el arte Nacional Socialista fue un dominado por una moral religiosa, cerrada y burguesa.
Estos artistas tienen un concepto pagano del cuerpo en el que el desnudo humano representa al hombre nuevo.
Pero no únicamente las representaciones del desnudo humano abundaron en la pintura también las representaciones populares como la vida rural.
Las obras de Adolf Wissel uno de los artistas más reconocidos del partido ilustran las vidas de las familias alemanas de ese periodo.
Los pintores del partido recreaban imágenes de armonía, alegría y sobre todo fuerza de voluntad. Gobbels llego a decir que sea el mismo pueblo que critique las obras y no unos supuestos críticos especializados, que sea el pueblo que se forje una opinión y no sea guiada por un crítico con intereses monetarios.
La obra pictórica de los artistas del partido representaba a esa Alemania ideal, con gente trabajadora y feliz, elogia el trabajo del campesino al que enaltecía y era un himno a la Naturaleza con sus representaciones y paisajes.
Los más acérrimos artistas y críticos anti-fascistas han admitido que estas pinturas se vendían sin intervención del partido y eran aceptadas sin temor a represiones.
Con el advenimiento de la Segunda Guerra los artistas comenzaron a retratar la vida del soldado alemán. En este periodo surgieron obras que representaban la camarería, el valor, el heroísmo y el combate.
La escultura y la pintura del Tercer Reich recreaba el ideal hitleriano de una Alemania unida, fuerte y vigorosa, una nueva nación que surgió de las cenizas de un imperio derrotado. Este arte era portador de esperanza en el nuevo Reich.

Recreación artística de Germania, la capital de una hipotética Europa nacionalsocialista.

Recreación artística de Germania, la capital de una hipotética Europa nacionalsocialista.

La arquitectura del Tercer Reich se oponía a la escuela de Bauhaus y sus edificios abstractos, estaba inspirado en la grandeza de la Roma imperial y el neoclasicismo, era una forma de renovar la cultura desde el exterior.
Esta nueva arquitectura debería portar los símbolos del nuevo Reich, un ejemplo de ello fue el Estadio Olímpico de Berlín diseñado para los juegos Olímpicos y el proyecto de renovar toda la capital Alemana por un soberbio diseño conocido como Germania, un proyecto que nunca se llevo a cabo por la caída del Tercer Reich.
En la literatura sobresalen el poeta Hans Grimm, Bruno Brehm quien fue distinguido en 1939 con el Premio Nacional del Libro por su trilogía de la “Gran Guerra”, el poeta Hans Johst, el novelista Hans Fallada, el ganador del “Premio de Literatura” Franz Tumler, la poetisa Gertrud Von Le Fort de grandes convicciones patrióticas y religiosas, la poetisa ganadora del premio “Goethe” Agnes Miegel, Hans Heinz Ewers considerado por los especialistas como uno de los escritores clásicos de la literatura fantástica y Otto Rahn autor de “La Corte de Lucifer” y miembro de la SS.
Muchos pensaran que únicamente los artistas que simpatizaban con el partido eran quienes estaban admitidos, se equivocan. Las obras estaban sujetas a una rígida observación y no era suficiente ser simpatizante para que dicha obra sea autorizada. Caso del poeta Gottfried Benn quien desde un principio abrazo la ideología hitlerista pero aun así su obra poética fue catalogada como “arte degenerado”.
En el campo del cine conocemos a Leni Riefensthal y sus obras “Olimpia” y “El Triunfo de la Voluntad” pero desconocemos a la mayoría de los cineastas del régimen.
La cinematografía Nacional Socialista fue muy prolífica y entre sus títulos nos encontramos con “Jude Sus” obra de carácter anti-semita y que actualmente se encuentra prohibido, el personaje del judío Sus ha sido catalogado por algunos expertos como un villano aterrador a la altura de grandes iconos del cine de terror como los interpretados por Bela Lugosi o Lon Chaney. Otras películas son “El Kaiser de California” de Luis Trenker único western filmado en la Alemania Nazi.
“El Sabueso de los Baskervilles” de Carl Lamac adaptación del relato homónimo de Arthur Conan Doyle, el musical “Amphitryon” basada en la mitología griega y “Bosque encantado” película que retrata la historia del pueblo alemán.
Esta comprobado que el Tercer Reich estaba innovando en el cine al crear el cine 3-D algo nunca mencionado en ningún libro de historia.
El mismo Adolf Hitler fue un artista dotado de talento y su obra pictórica está dotada de belleza, sensibilidad y amor por la Naturaleza.
El historiador alemán Werner Maser que no fue un simpatizante afirma: Todos sus trabajos revelaban un extraordinario conocimiento y dominio de la arquitectura.Hitler dibujo paisaje, imágenes religiosas, diseño bosquejos de iglesias, ilustro animales, escenas de guerra, dibujo acuarelas de los personajes de Walt Disney, escribió poesía e incluso escribió un drama musical.
Muchos expertos de arte (la mayoría de política izquierdista) han admirado el trabajo de Hitler y reprobado la decisión de la Academia de Artes de negarle su ingreso.

Lo más sorprendente es que fue en solo once años que duro el régimen del Tecer Reich que se logro crear toda una nueva cultura.
Después de la guerra y el proceso de desnazificacion todos los aportes creados por el régimen hitlerista fueron borrados de los registros de la historia. Muchos artistas fueron encarcelados y censurados, otros los pocos afortunados como Breker y Riefensthal pudieron continuar.
La mayoría de las esculturas fueron destruidas durante los bombardeos a las ciudades, se salvaron unas cuantas que fueron a dar a los museos.
La concepción del Nacional Socialismo sobre el arte es que este debía pertenecer al pueblo, estaban en contra de que el arte fuera un instrumento político, hay un gran peligro en el arte politizado tanto si es de derecha como si es de izquierda.
El arte como instrumento político está prisionero de una ideología y de un concepto puramente material.
Concluyo este ensayo diciendo que antes de juzgar primero hay que conocer, veamos un poco del arte Nacional Socialista y ya después emitamos nuestra opinión.
Oscar Wilde dijo muy sabiamente que las obras no se juzgan moralmente si no se juzgan como buenas y malas.
El arte del Tercer Reich refleja idealismo, alegría, heroicismo y un espíritu de lucha que podemos apreciar en cada obra. Los ideales de una vanguardia artística silenciada y censurada por la historia oficial.

 

Fernando Trujillo

DIJIMOS QUE VOLVERÍAMOS

Para que su sacrificio no sea en vano.

Para que su sacrificio, sufrimiento y humillación no sea en vano: Luchemos por su memoria.

Hace muchos meses que nos fuimos, lo hicimos porque quisimos, porque la verdad oculta había acabado con nuestras esperanzas.

Durante este tiempo hemos recobrado el ánimo de la lucha. Nuestra anterior etapa terminó con 200.000 visitas y las podríamos sumar abriendo de nuevo el anterior blog, pero preferimos comenzar de cero.

Nuestros antigüos comentaristas nos encontrarán porque la verdad se olfatea.