El espaviento solidario

Kinan Masalemehi, un adolescente de trece años, hace un dramático llamamiento para explicar que la comunidad siria no quiere irse de su país, sólo quiere que paren la guerra.

Kinan Masalemehi, el adolescente de trece años, que hizo un llamamiento para explicar que la comunidad siria no quiere irse de su país, sólo quiere que paren la guerra.

Ya nos advertía Léon Bloy que «la mala conciencia suele agitar los aspavientos más sensibleros». Ha bastado que se publicase la foto del niño ahogado, Aylan Kurdi, para que los capataces de las colonias democráticas de la Unión Europea se hayan puesto a lloriquear como plañideras. Son los mismos que han permitido, auspiciado y promovido una guerra en Siria que ha acabado con la vida de miles de niños como Aylan: una matanza que estos capataces, como obedientes lacayos de los Estados Unidos, nunca han deplorado, porque había que «llevar la democracia» a Siria, para convertirla en otra colonia sobre la que campease la bandera de los derechos humanos y demás bonitas entelequias con que el Nuevo Orden Mundial disfraza su hambre de Dinero. Ahora, después de haber financiado y armado a los yihadistas llegados a Siria desde los más variopintos lugares (incluidas, por cierto, las colonias democráticas de la Unión Europa, prolífico vivero de fanáticos mahometanos), nuestros capataces, tras lloriquear ante la foto de Aylan Kurdi, se han mostrado dispuestos a acoger la avalancha de refugiados sirios que invade Europa. Con razón estos capataces solidarios no dejan que se publiquen fotos de los niños triturados en los abortorios. ¡Si mañana se llegase a publicar alguna empezarían también a lloriquear, y habría que dejar que esos niños naciesen!
Este aspaviento solidario de los capataces de las colonias democráticas de la Unión Europea nos recuerda aquella socarronería malvada del ciego del Lazarillo, que después de descalabrar al protagonista con una jarra de vino se burlaba de él, mientras le curaba con vino las heridas, diciéndole: «¿Qué te parece, Lázaro? El mismo vino que te enfermó te cura y da salud». Creer que el causante de una calamidad pueda darle luego solución es locura; y mucho más si el causante no ha abominado de sus errores. En el caso de los capataces de las colonias democráticas de la Unión Europea el peligro es aún mayor, pues todos sabemos que son gentes ineptas, flojas y serviles que, puestas a ser solidarias, pueden llegar a provocar las tragedias más desgarradoras, mientras lloriquean ante la foto de Aylan Kurdi. Más les valdría escuchar las palabras de otro niño sirio, Kinan Masalemehi, que en la frontera de Serbia con Hungría exhortaba a los capataces: «Nosotros no queremos ir a Europa. Simplemente queremos que paréis la guerra».
Pero, para parar la guerra, los capataces solidarios tendrían que retractarse de su error; y, a continuación, enviar tropas a Siria, para combatir a los fanáticos a los que antes han financiado y armado. Y ya se sabe que es propio de capataces «sostenella y no enmendalla»; mucho más resultón resulta posar de solidarios ante la galería, abriendo las fronteras a la avalancha humana que ellos mismos han causado. Por supuesto, nuestros solidarios capataces saben bien que esa avalancha humana no podrá sobrellevar una vida mínimamente digna en las colonias democráticas de la Unión Europea (y también saben, por cierto, que en esa avalancha humana pueden ir mezcladas gentes de todos los pelajes, incluidos islamistas de la peor calaña); pero nuestros capataces solidarios saben que gobiernan sobre masas cretinizadas que actúan como el perrito de Paulov, dejándose «conmover» por una foto del niño Aylan Kurdi, o por la imagen de los refugiados a los que se les abren las fronteras. Que luego esos refugiados estén condenados a la mendicidad y a la delincuencia, o que estas migraciones masivas contribuyan a la expansión de la religión mahometana les importa un bledo, como les importa un bledo el futuro de las masas cretinizadas a las que gobiernan. Lo importante es salir en la foto y esconder la mala conciencia con aspavientos sensibleros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s