El holocausto europeo ya está aquí.

Un "refugiado" (con celular, claro) haciéndose una selfie con la Merkel.

Un “refugiado” (con celular, claro) haciéndose una selfie con la Merkel.

La tragedia del momento.

   Tuve hace ya muchos años una profesora de historia que me enseñó -además de unos preciosos ojos azules- algo que me ayudó a entender la historia de una manera casi rotunda y quizás por obvia, parezca pueril; cualquier hecho histórico surge de unas causas y determina unas consecuencias. Siempre nos repetía que el hecho en sí mismo -desnudo, solo, aislado -no era realmente comprensible ni valorable sin analizar en profundidad las causas que lo motivaron y las consecuencias que se derivan de él.

La foto que todos hemos visto del niño en la playa -inerte, sin vida, como abandonado allí- es espeluznante, como terrible es el andar cansino (parece que no quiere llegar) del policía que se acerca a recogerlo.  Si es que la situación es auténtica, ya circulan rumores sobre una posible manipulación de las circunstancias del hallazgo del cuerpo del niño para hacerlas aún –si cabe, es difícil- más dramáticas. Millones (millones) de personas se dirigen en estos momentos hacia Europa, millones (millones)  de seres con una cultura, unas costumbres, una religión completamente diferentes a las que tenemos aquí.

 Las causas de todo esto podríamos diferenciarlas entre las próximas y las remotas:

1.  Las próximas son las cercanas  primaveras árabes, surgidas “espontáneamente”, no lo olvidemos nunca. En Siria (que no tiene deudas con el FMI, dato muy esclarecedor) se desarrolla una guerra desde hace ya cuatro años;  los islamistas radicales del Isis, armados “sin querer” por los envíos aéreos de armamento yanqui que caen en sus manos por “error” y que iban destinados a los islamistas moderados (si es que esto es posible, mucho lo dudo después de haber leído el Corán varias veces) contrarios al gobierno de Bashar Al-Asad al que quieren derrocar por malo y -me adelanto al decirlo-  seguro que también por fascista. O Afganistán, o Yemen, o Libia o tantos otros donde, si bien los gobiernos que hubo en su momento no eran los mejores que se pudieran desear, al menos había una cierta estabilidad y la guerra no había hecho acto de presencia. Lo que vino tras la Primavera no fue el verano, sino el caos mas absoluto, pero -eso sí es muy importante- con democracia participativa y derecho a voto.

 2. En cuanto a las remotas, es sólo una, pero del tamaño de un planeta: el mundialismo. La guerra de Siria es una guerra civil -una de tantas- ejecutadas por el imperialismo yanqui (por muy tópico que suene, es la realidad) aunque  promovida y susurrada a estos desgraciados paletos puritanos con ínfulas de superhéroes de cómic por los amos del calabozo (los que asisten a Bilderberg, Davos, y a todas los demás reuniones diabólicas por todos nosotros  cada vez más conocidas) para evitar que un país escape a su  control, tal y como hicieron en su momento en Irak, país que ahora “goza” de las libertades, el orden y la estabilidad de que carecían cuando gobernaba el temido dictador. Y las consecuencias las sufrimos todos menos los que las provocaron, ellos están muy a gusto con su religión, que les impele a avasallar a todos los demás pueblos:

En los países de origen -ya conocen el refrán, a río revuelto, ganancia de pescadores- con  el caos provocado los beneficiados no son el pueblo oprimido, ni la soberanía del país que sea, ni la prosperidad del mismo, sino tan sólo el control por fuerzas foráneas y apátridas de cualquier recurso natural del país en cuestión, además de la privatización de sus sistemas nacionales, acompañado de una integración forzosa y violenta en el mundialismo hoy reinante.

Y en cuanto a Europa, la pérdida de soberanía de los distintos componentes del mundialista engendro demónico que es la Unión Europea hace que cuando un país como Hungría levante un muro para salvaguardar su frontera de una serie de personas que pretenden no acatar las leyes (o sea, delincuentes), para impedir la entrada ilegal de personas (hay personas ilegales y legales, no se me confundan ni intenten confundirnos), todo el  mundo ponga el grito en el cielo ante tamaña insolencia. Del muro israelí que rodea a los palestinos, ahora nadie parece acordarse. Pero claro, los israelíes tienen patente de corso: ya saben, sufrieron el holocausto….

Que con todos esos refugiados entran a mansalva terroristas camuflados, ya los sabemos todos, aunque algunos politicastros pongan el grito en el cielo por pensar siquiera en esa posibilidad, además de convencernos de que con  los susodichos hemos de emplear otra terminología más adecuada y correcta; son refugiados, no inmigrantes. Y esto para  apelar a los sentimientos  de la plebe que ya empieza a no ver claro cómo se recorta de todo para ellos en sus países, pero sí hay dinero para los foráneos ¿Cuántos de estos politicastros, celebridades, voceros, buenistas varios y demás adictos al $istema tienen YA en su casa algún refugiado?

Esta invasión ni es  casual, ni inocente, ni espontánea; cumple varios objetivos programados y bien definidos.

Por un lado podemos hablar del impacto que causa en los espíritus débiles y desinformados, al contemplar  – horrorizados por las imágenes y el bombardeo contínuo de los medios de de$información – que existe gente que lo está pasando incluso peor que ellos. Ya sus penas quedan un poco amortiguadas, su deseo de acción contra el $istema injusto que le oprime con la sola razón de calmar la codicia de  los “inversores” apátridas para que tengan más dinero (y recordemos que el dinero es poder) queda  atenuado y su atención (la poca que les queda) pasa de su penuria a la de los recién llegados.

También tengamos en  cuenta que todos estos individuos que huyen de la guerra (horrible, espantosa y todo lo que queramos) también huyen de su deber, que es luchar por su Patria  y si no aman a su Patria ¿amarán, respetarán y comprenderán  la nuestra, o lo poco que hoy han dejado de Ella? Es obvio que no, querrán imponer aquí sus costumbres y ya Arabia Saudí ha ofrecido los recursos necesarios para la construcción de 200 mezquitas en Alemania. Pero de acoger a sus correligionarios, nada de nada, no les interesa tenerlos allí, pero sí tiene mucho interés para este asiduo colaborador de Yankilandia e ¡Israel! que estén en Europa. Cuando menos, curioso. Y los empresarios (algunos, no todos), frotándose las manos en Alemania; Merkel propone que los “refugiados” trabajen por menos del salario mínimo alemán, para facilitarles encontrar trabajo: o lo que es lo mismo, trabajo esclavo para los que vienen y menos trabajo para los autóctonos.

Pero está  todo ya programado y lo peor es que lo saben: desde Turquía a las islas griegas, allí un crucero les lleva hasta Europa y a continuar. O en el Mediterráneo central, donde es Italia la que pone los barcos para llevarlos con garantías a la península. Y en el Estrecho, España colabora en lo mismo; rescatar barcos con personas que violentan las fronteras, que no aceptan la Ley que les impide entrar en un país, pero que apelan a esa ley para que les den techo y comida. Y lo que deberían hacer esas casi ONGS es, sencillamente, devolverlos a Marruecos, Libia o Turquía, que es de dónde salieron.

El mundialismo tiene previsto algo muy simple: ni razas, ni culturas, ni estados. Todos iguales con gustos iguales, fabricando estúpidamente lo que consume. La identidad de cada pueblo europeo quedará como un rastro casposo y nazi y defenderla será –de hecho ya lo es- motivo de delito (de odio, de incitación a la violencia, etc). Si nos quitan nuestra identidad, si consiguen que la olvidemos o la desconozcamos -lo que nos ha unido desde hace siglos- ya no quedará nada a lo que asirse y el viento nos arrastrará. De ahí la importancia, por una parte, de los planes de estudios embrutecedores y de la otra, de criminalizar cualquier intento de defensa de nuestros valores y de irnos colando como naturales actitudes totalmente antinaturales y ajenas a nuestra cultura.

 Pero vendrán otras fotos espeluznantes, otras tragedias se superpondrán a esta ¿Alguien podría enumerar algunas de esas otras fotos terribles que nos enseñaron hace poco? Al fin y al cabo, de lo que no quieren que nos demos cuentas es de que Europa y el mundo entero se van por el sumidero, por la codicia de unos pocos (primas de riesgo, deuda, recortes para apaciguar a los prestamistas) y con el beneplácito de las marionetas elegidas por el pueblo soberano, marionetas no del pueblo sino de los amos del calabozo.

 Y ahora les propongo una pequeña investigación: analicen los nombres y apellidos de los principales banqueros, directores y directivos de fondos de inversión y agencias de calificación, o de las grandes multinacionales. Se pueden quedar muy sorprendidos y si hoy día (desgraciadamente) el mundo lo mueve el dinero…, por esos nombres ya sabemos quiénes mueven el mundo y están implantando el Nuevo Orden Mundial para su propio beneficio y la esclavitud de todos los demás. Y lo que es peor, con nuestra consentimiento al continuar manteniendo en el poder a las marionetas que ponen (con o sin vaselina, depende del gusto de cada uno) “eso mismo” a esos mismos para tener su parcela de celebridad y auto-estima democrática como diputado, senador, alcalde, concejal, ministro o el cargo que sea, con sus consiguientes prebendas añadidas: inmunidad, tarjetas, dietas, sueldos, pensiones, etc.

El holocausto europeo ya está aquí, lento pero ¿inexorable?

Juan José Carrión Fdez-Castañón.

Anuncios

Un comentario en “El holocausto europeo ya está aquí.

  1. La cosa es tal y como dice el artículo, aunque de la globalización los mayores perdedores somos los europeos, pues nuestra carga genética es más débil por ser más nueva y lo de menos son los genes, que después de todo solo son la manifestación física de una realidad que va mas allá de lo físico.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s