El hombre que sobrevivió a ocho campos de concentración nazis !!

Chain Ferster  en la actualidad.

Chain Ferster en la actualidad.

“Llegamos a las 12 de la noche. Había un silencio mortal y la vista era aterradora”.

Así relata Chain Ferster las que fueron sus sensaciones al pisar por primera vez en su vida un campo de concentración.

“Podíamos ver en la distancia las llamas que emanaban de cuatro chimeneas. No me di cuenta, entonces, de que eran crematorios”.

Fueron dos días enteros de calvario, soportando terribles condiciones de trabajos forzados, malnutrición y tifus.

En el último momento

Y justo cuando él y sus compañeros prisioneros iban a ser fusilados, las fuerzas aliadas irrumpieron en el campamento e hicieron posible su liberación.

Nacido en una familia judía ortodoxa y criado en la ciudad polaca de Sosnowiec, el protagonista de esta trágica historia tenía 17 años cuando estalló la guerra en 1939. Ahora bisabuelo, recuerda con detalle los crecientes temores de las comunidades judías, a medida que llegaban más y más noticias sobre la expansión militar de Alemania. A sus 93 años, vive actualmente en Cheetham Hill, Mánchester, Reino Unido, donde se estableció en 1946.

Vivir con miedo

Entonces llegó el racionamiento, la hambruna generalizada y las enfermedades en los guetos y, más tarde, la deportación de miles de familias de judíos a campos de concentración. “Teníamos cartas de racionamiento y no había mucha comida en las tiendas para cumplir con esas raciones“, recuerda Ferster. “No teníamos medicación. La gente se estaba muriendo y la vida era muy difícil. Y en un momento dado, reunieron a varios líderes de la ciudad y les dispararon. Así, sin más”.

En 1943, a la edad de 20 años, los nazis fueron a buscarlo a su casa.

En medio del caos, había logrado evitar que lo arrestaran un año antes, cuando su madre y hermana desaparecieron y su padre, Wolf, murió de neumonía.

Chain Ferster  en 1939.

Chain Ferster en 1939.

“Todo el mundo sabía que la gente que era seleccionada por la Gestapo nunca volvía”, afirma Ferster. Con esta idea en mente, un pariente le instó a aprender una habilidad que lo hiciera útil para los alemanes: arreglar máquinas de coser, convirtiéndose en un “mecánico”.

Entre 1943 y 1945, vivió en ocho campos de internamiento diferentes, en Alemania y Polonia, donde tuvo que soportar terribles condiciones que terminaron con la vida de muchos.

Ferster recuerda que lo obligaron a cambiar bloques de cemento de un carretera a temperaturas extremas. “Hacía un frío insoportable, unos 25 o 26 grados bajo cero”, recuerda. “Los soldados comenzaron a golpearnos, gritándonos y diciendo que no éramos lo suficientemente rápidos. Muchos de ellos no pudieron soportarlo, tenían neumonía. Y algunos murieron”.

Hacia finales 1943, durante un brote de tifus en un campo de concentración, Ferster cayó gravemente enfermo. Hubo muchos muertos.

De nuevo, logró sobrevivir.

Sin embargo, Ferster todavía conserva una horrible imagen en su memoria: “Había muchos palés con cuerpos apilados, seis de un lado y seis del otro lado, formando torres altísimas”.

En las duchas de Auschwitz

Finalmente, Ferster fue deportado a Auschwitz.

Recuerda muy bien las infames “duchas” y los prisioneros que eran enviados allí. “Nos pusieron en un grupo. A todos nosotros, en un grupo especialmente grande. A la mañana siguiente, algunos fuimos seleccionados para ir a las duchas”, cuenta.

“Fuimos allí, a la misma ducha donde otras personas habían muerto gaseadas. Pero cuando entramos, cayó agua -en lugar de gas- y pudimos lavarnos”.

Ferster fue uno de los pocos que sobrevivió a Auschwitz, campo cuya liberación tuvo lugar en enero de 1945. Pero, en la primavera de ese año, a medida que Alemania perdía la guerra, los nazis comenzaron a acelerar su plan para ejecutar a los prisioneros judíos. Como resultado, Ferster se encontró en otro grupo de prisioneros que viajaron por Alemania hasta otro famoso campo de detención, Buchenwald. Fue allí donde Ferster creyó que moriría.

Ansiada libertad.

Los prisioneros estaban siendo asesinados en masa, día tras día y, la mañana después de su llegada, Ferster estaba con un grupo de compañeros de prisión, esperando un destino similar, pero, justo cuando Ferster y los demás estaban siendo llamados para su ejecución, el campo fue liberado. “De repente, llegaron los aviones estadounidenses y todos los soldados alemanes huyeron”, recuerda.

“Y, media hora o una hora después, un tanque americano atravesó las puertas de Auschwitz. Y los soldados nos decían: ‘¡Sois libres, sois libres!'”

Ferster logró sobrevivir a Auschwitz, pero después fue trasladado a otro campo de detención, Buchenwald.
Más adelante descubrió que tan sólo otros dos miembros de su familia sobrevivieron al Holocausto, su hermana Manya y su prima Regina. Entre lágrimas, Fersted añade: “No me lo podía creer. No me lo podía creer”.

Cuando emigró a Inglaterra, trabajó durante un tiempo para una empresa de reparación de máquinas de coser. Más tarde fundó su propio negocio y tuvo gran éxito.

Nota del administrador de este blog.

Le van a fusilar y el pelotón de ejecución huye al oír los aviones y en media hora ya llega el primer carro de combate americano.

Las duchas son versátiles, por lo que se ve sirven tanto para agua que para gas. Un detalle que no conocíamos y que revela una gran técnica de la ingeniería nazi.

Llega a las doce de la noche y la vista es aterradora, etc…

Felicidades al Sr. Fersted por su suerte y su éxito en los negocios de las máquinas de coser.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s