El Obispo Williamson y la resistencia católica.

Portada del próximo libro de monseñor Williamson "La resistencia católica contra la decadencia".

Portada del próximo libro de monseñor Williamson “La resistencia católica contra la decadencia”.

En la cosmovisión que adquirió en Occidente la supremacía política y social absoluta tras la II Guerra Mundial, Dios sobra. Por eso, la Iglesia fue, en los antiguos territorios de la Cristiandad, el único baluarte serio al que se enfrentaron los vencedores de 1789 y los de 1945. O, más bien, precisamente lo que buscaban esos vencedores era “destruir al Infame”, en sus blasfemas convicciones, es decir, destruir a Cristo y la Iglesia por Él fundada, de tal manera que la subversión en el orden temporal no era sino el paso previo para la instauración final de la “abominación de la desolación en el lugar santo” (Mt. 24, 15; Dn. 9, 27).

Como suele pasar con todos los discursos dominantes, incluso la mayor parte de sus opositores acaban por aceptar su terminología y sus reglas de juego, lo que no hace sino dificultar hasta el extremo la lucha, y la victoria se vuelve extremadamente improbable. Y mal podremos acabar con esta inversión global, si Dios no juega el más relevante papel en nuestras propuestas, dejándolo totalmente al margen, o, en el mejor de los casos, adhiriéndolo colateralmente como un elemento “cultural” y pseudoético a tener en cuenta por “tradición”.

Por lo tanto, voces como las del obispo Williamson son tan escasas como útiles, y aun necesarias. En los textos que siguen, el lector encontrará cómo se abordan los más diversos temas, desde la actualidad más inmediata, hasta las reflexiones más intemporales, con una clara referencia a Dios, al orden sobrenatural y, por lo tanto, al auténtico orden natural del mundo.

Quien tiene claro el boceto del cuadro, aunque luego no disponga de la paleta adecuada para darle color, ni de la técnica necesaria para pulir los detalles y generar las texturas, podrá ofrecer una interpretación mucho más certera y valiosa que el especialista. Y es aquí donde encontramos el valor de los “Comentarios Eleison”. En unas pocas líneas, escritas en lenguaje fácilmente comprensible, el obispo Williamson nos proporciona una ventana abierta y limpia hacia la realidad, en lugar de tener que contemplarla bajo el cristal, opaco por sucio, de los medios de comunicación y de los comentaristas habituales; e incluso mejor enfocada que las distorsionadas objeciones de quienes, como decíamos arriba, han caído en la trampa de apartar a Dios de sus consideraciones.

El libro: “La resistencia católica contra la decadencia”.

Los textos publicados son un fiel reflejo del pensamiento y las inquietudes del obispo tradicionalista católico Monseñor Richard Williamson.

De forma directa y sintética aborda temas culturales, musicales, literarios, artísticos, filosóficos, económicos, políticos, sociológicos y de actualidad. Pero todos ellos quedan enmarcados en la acuciante necesidad que tiene el hombre de Occidente de volver a un auténtico espíritu religioso y tener a Dios presente en todas sus acciones, único modo de recuperar el orden, la paz y los valores.

Un obispo católico actual que ponga en entredicho la versión oficial sobre los ataques terroristas del 11-S no es algo muy común. Tampoco es habitual que desde instancias religiosas se denuncie como un fraude el arte abstracto, nos urja a la lectura de nuestros clásicos, califique al liberalismo como una enfermedad, o acuse de “banksters” a los delincuentes financieros internacionales que esquilman a las naciones.

Su proceso en Alemania por dudar de la versión oficial sobre el mal llamado holocausto y la exageración en las cifras, le ha llevado a concluir que se pretende imponer en nuestro mundo una nueva fe laica sustitutiva: la religión de los “seis millones”.

Insta a que las autoridades eclesiales lleven a cabo la consagración de Rusia. Pone en evidencia una Europa sin Fe que se aproxima hacia su suicidio colectivo bajo la dirección del Nuevo Orden Mundial. La belleza y profundidad de los dramas wagnerianos queda reflejada en más de uno de estos capítulos. Describe la ingeniería social que lleva a cabo el marxismo cultural promovido a todos los niveles por los destructores anticatólicos de la Escuela de Frankfurt. Nos advierte del peligro musulmán en crecimiento constante en todas las ciudades europeas y de los problemas del hombre blanco al apartarse de Dios. Aborda con claridad meridiana las reformas necesarias que hay que llevar a cabo para implantar una economía sensata. Nos habla de la feminidad redescubierta. Y de la importancia de no gastar más de lo que se ingresa. No pocos de los escritos abordan las tensiones entre tradicionalistas y modernistas en el seno de la Iglesia Católica, citando aquí y allí a grandes autores como Chesterton, Dickens, Eliot, Donoso Cortés…

Williamson pone en evidencia la conspiración de los Illuminati, la Francmasonería y los judíos, cuya fuerza radica según él, precisamente, en la menguante Fe de los católicos.

(Libro publicado por Editorial Ojeda)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s