Hechos y mentiras sobre Hitler (I)

Es el título de un folleto emitido por los nacionalsocialistas durante la segunda vuelta de la campaña electotal por la presidencia alemana, celebrada el 10 de abril de 1932. La esperanza de Hitler era ganar la mayoría.

Este folleto tenía como objetivo presentar a Hitler como la única persona capaz de salvar a Alemania, un político honrado, que había sido calumniado por la oposición. Está dirigido a l electorado general, no a un partido especifico.

Una de las partes del mismo lleva por título “Adolf Hitler, Der deutsche und Arbeiter Frontsoldat , escrito por Dagobert Dürr y que hemos traducido para este blog:

Adolf Hitler im Ersten Weltkrieg

Hitler con sus camaradas de la bávara Reserva Regimiento de Infantería 16. De izquierda a derecha: de pie: Sperl y Max Mund. Sentados: Georg Wimmer, Josef Inkofer, (desconocido), y Adolf Hitler. Abajo tumbado: Balthasar Brandmayer.

A los 25 años de edad Adolf Hitler  pidió el ingreso en el ejército bávaro  que fue aprobado el 16 de agosto de 1914 como voluntario siendo asignado al Regimiento de Infantería Bávara de Reserva Nº 16 del que fue miembro durante todo la la guerra.

“Hitler, un desertor de Austria”

Se ha dicho que Hitler evadió el servicio militar en Alemania y en Austria, y que solo por eso sirvió en el ejército bávaro.

Este documento proporciona la respuesta:

Oficina del Gobierno del Estado, Oficina de Registro de Estado, Nr. 786

Declaración oficial

Adolf Hitler, nacido el 20 de abril de 1889 en Braunau am Inn y vecino de Linz, Alta Austria, hijo de Alois y Klara (nombre de soltera, Plötzl), pasó un examen médico militar en Salzburgo el 5 de febrero 1914 resultando resultando ser “demasiado débil para el servicio militar”, y declarado” no apto”.

Linz, 23 de Febrero de 1932, firmado Opitz

Hitler se enroló de inmediato al inicio de la guerra y sirvió en el ejército de Baviera desde su principio hasta su final. Su servicio en el frente fue interrumpido solamente por dos heridas.

“Hitler,un vago”

El USPD proclamó que “Hitler había sido un haragán, e incluso un desertor y que en Fournes siempre se mantuvo muy lejos de la acción”; esa mentirá fue inventada y difundida poco antes de las elecciones presidenciales del Reich.  En el proceso judicial posterior, el juez descartartó que esas afirmaciónes eran falsas, dado el número impresionante de declaraciones juradas de testigos, en papel o directamente ante el tribunal.

Estos son extractos de las declaraciones juradas:

“… Quiero hacer hincapié en que cuando  a nuestra presencia fue descubierta en un bosque cerca de Wytschaete donde nos encontrábamos como punto de observación, Hitler y otro miembro del servicio de enlace, llamado Bachmann, se pusieron delante de mí para protegerme de fuego de ametralladora con sus propios cuerpos “.

Firmado: Engelhardt, General de División (retirado), ex comandante de la R.-F.-R. bávara 16.

“… Yo sólo puedo elogiar al ex cabo Hitler por sus logros extraordinarios. Fournes era un pueblo situado en la retaguardia de nuestro regimiento. Sirvió como un área de recuperación y también como lugar del personal del regimiento durante los períodos más tranquilos, aún estando en zona de peligro y atacado con frecuencia. Durante la batalla, el cuartel general del regimiento fue trasladado a Fournelles (a tres cuartos de hora de distancia). El camino estaba a menudo bajo fuego de ametralladora y de artillería. Ni un solo momento Hitler estuvo ausente de su puesto. Hitler puede lucir las medallas que ganó con orgullo … “

Firmado: Satny, coronel (retirado), ex comandante de la R.-F.-R. bávara 16.

“El Sr. Hitler, era el cabo de enlace del regimiento, y siempre dispuesto a llevar a cabo tareas difíciles. Hago hincapié en que nuestro regimiento, como puede demostrase, estaba situado en uno de los lugares más peligrosos del frente, luchando en las principales batallas… “

Firmado: Baligand, coronel (retirado), último comandante del R.-F.-R. bávara 16.

“…Para los puntos con más peligrosidad a menudo me pedían voluntarios, Hitler se ofrecía sin dudarlo …”

Firmado: Bruno Horn, el teniente con el R.-F.-R. bávara 16.

“… Hitler nunca dudó en lo más mínimo para obedecer las órdenes más difíciles, y muy a menudo asumia las tareas más peligrosas.

El servicio de enlace debe de ser unos de los más fiables en un regimiento, ya que actúa como mensajero del regimiento durante las batallas y escaramuzas. Se requiere nervios de acero y cabeza fría. Hitler siempre cumplió con su deber, e incluso después de su grave herida del muslo, pidió volver a su regimiento del batallón de reserva inmediatamente después de su salida del hospital … “

Firmado: Max Amann, ex sargento de la R.-F.-R. bávara 16.

“… A menudo me encontré con el cabo Adolf Hitler mientras servía como correo entre la retaguardia y el frente. Cualquiera que entienda las funciones de un servicio de enlace – y cualquier soldado que haya servido en el frente las conoce – sabe lo que significa, día tras día y noche tras noche desplazarse entre fuego enemigo … “

Firmado: José Lohr, el candidato oficial de la R.-F.-R. bávara 16.

“… Es cierto que Hitler estuvo casi ciego por una misión de enlace durante un ataque de gas mostaza, a pesar de que llevar una máscara…”

Firmado: Jakob Weiß, NCO con el R.-F.-R. bávara 16.

“… Hitler recibió la Cruz de Hierro de Primera Clase, entre la primavera y el verano de 1918 por su destacado servicio como enlace durante la gran ofensiva de ese año, se le concedió por su captura de un oficial francés y 15 de sus hombres, a quienes, de repente, se encontró durante una misión. Hitler era reconocido por sus compañeros de enlace, y soldados del regimiento, como uno de los mejores y más valientes soldados “.

Firmado: Ernst Schmidt, con el R.-F.-R. bávara 16. (entre noviembre de 1914 hasta octubre 1918.)

 

El momento más emocionante del juicio se produjo durante el testimonio de Michel Schlehuber, un socialdemócrata y miembro del sindicato durante 35 años, el cual  fue llamado como testigo por el lado opuesto:

“Llegué a conocer a Hitler como un buen soldado y camarada impecable, nunca le vi ni un solo intento de evitar cualquier peligro. Yo formé parte de la División de principio a fin, y nunca escuché, ni entonces ni después, nada malo contra Hitler. Me quedé asombrado cuando más tarde leí cosas deshonrosas en los periódicos sobre el servicio de Hitler como soldado.

No estoy de acuerdo con Hitler en asuntos políticos, y doy este testimonio por el respeto que siento por él como camarada de guerra. “

Firmado: Michael Schlehuber

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s