“El hijo de Saúl”, otro drama holocaústico.

hijo_saul_nosologeeks

La semana antes de Navidades puede parecer una época extraña para el estreno de una película del Holocausto, particularmente una tan macabra como “El hijo de Saúl”. Es una historia (del testimonio) “Dentro de la cámara de gas de Auschwitz” desarrollándose supuestamente en la Morgue 1 del Crematorio II y se centra en un judío Sonderkommando (supuestos judíos que ayudaban en las labores de exterminio) llamado: Saúl Ausländer. Un crítico describe la película de la siguiente forma: “Durante la mayor parte del tiempo de los 107-minutos de la película de ficción, la cámara permanece fija en la cara de un interno de Auschwitz-Birkenau mientras corre por un campo de extermino intentando enterrar un niño el cual cree que es su hijo.”

Otros críticos describen la película como: “Una temporada en el infierno… devastador y terrorífico… horrores inimaginables e impensables…”

Saúl es interpretado por el húngaro Geza Rohrig. El mayor talento del Sr. Rohrig es su asombrosa habilidad para mostrar una mirada en blanco fija. Rohrig ha utilizado su talento para abrir una nueva dimensión en las películas holocausticas, la de los “robots zombi”.

El Sr. Rohrig describió su papel como: “Tuve que ser este robot zombi, persona muerto-viviente, y por el otro lado, no podía ser aburrido, así que tuve que compensarlo con la persistencia, la intensidad.”

Milagros desagradables y acciones increíbles

La “carrera” de Saúl por los alrededores de Auschwitz fue el resultado de un doble milagro. El primer milagro fue el de la asombrosa supervivencia de un niño en una cámara de gas. El segundo milagro fue que Saúl cree que es su propio hijo. El hecho de que Saúl vaya por los alrededores de Auschwitz con el cuerpo del joven encima, sin llamar la atención de la administración del campo está al nivel de ir con un cadáver encima a la Gran Estación Central sin llamar la atención. Suena “increíble”, pero no llega a ser algo milagroso.

En gran parte borrosa

Como revisionista, pensé si el director (Lazlo Nemes), llegaría a enseñar las “cámaras de gas”. Hemos oído acerca de cámaras de vapor, cámaras diesel, y cámaras eléctricas: ¿Que reclamaría Neme? Desgraciadamente, la película está: “Grabada entera en planos de la cara de Saúl o su entorno momentáneo mientras él y sus compañeros Sonderkommandos se encargan de sus tareas diarias, conduciendo prisioneros a su muerte.” Y “Las secuencias de la película son mayoritariamente  primeros planos de la cara de Saúl, desenfocando la mayor parte del caos y de la carnicería que le rodea.” Y “El contenido “explicito” es desenfocado y borroso en los márgenes de la pantalla durante la mayor parte de la película.”

“El hijo de Saúl”

Protección del cianuro.

Este diseño es un absurdo. Nemes y su co-guionista (Clara Royer), sacaron la inspiración de las tempranas historias de propaganda soviética, pero aun así dijeron que querían evitar “las cosas de libros”. El resultado es extraño cuando Nemes intenta controlar algunos fallos técnicos con la historia de las cámaras de gas, que son obvios. Por ejemplo, Nemes tiene a sus Sonderkommandos llevando bufandas, supuestamente para que se protejan del gas cianhídrico, un peligro señalado por el Profesor Faurisson y otros Revisionistas. Nemes también crea salas mucho mayores que la dimensión real de las salas en el edificio del crematorio II, donde incluso furtivos Sonderkommando pueden llevar a cabo encuentros para planear revueltas.

¿Obligado a ver otra vez otro drama holocaustico?

 

El Fracaso.

Estrenada en Hungría el 11 de Junio por Mozinet en 46 cines (dos en 35mm y 44 en DCP), “El hijo de Saúl” tuvo 19.913 espectadores en siete días.

Aun con el increíble alboroto por parte de los medios, la película fue un fracaso. En bruto, los primeros 10 días desde el estreno en los Estados Unidos mostraron unos meros $34.060 con unos ingresos brutos totales de menos de $100.000.

“El hijo de Saúl” sigue la misma línea que una película anterior sobre los Sonderkommandos: “La zona Gris”, basada en otro “Testimonio” por Miklós Nyiszli. También fue otro fracaso en taquilla.

¿Entonces, por qué hacer dicha película?

El papel de los Sonderkommandos ha sido siempre un problema para los creyentes del holocausto. Los Sonderkommandos eran ayudantes vitales para los alemanes. Premeditadamente, engañaron a medio millón de personas (incluyendo sus propias mujeres e hijos), dirigiéndolos al vestuario subterráneo del crematorio II, convenciéndolos para que se quitaran la ropa, después dirigiéndolos por un estrecho pasillo,  dejando atrás una pequeña área al lado del ascensor y la sala de “disección” hasta adentrarlos en la cámara de gas, en grupos de 2.000 personas. Después del  gaseo que duraba unos 10-30 minutos, se adentraban a la sala llena de cadáveres, desenredaban los cadáveres, los arrastraban atrás hasta el pequeño ascensor, los movían un piso más arriba y finalmente los incineraban. En la mayoría de películas, están bien nutridos, bien vestidos y calurosamente alojados (los Sonderkommando). El problema con esta versión de la historia, es que hacen de los Sonderkommando el peor tipo de colaboradores. Como un periodista sugirió, “Los miembros del Sonderkommando eran, “medio-victima, medio-verdugo.”

Una Clarificación

Géza Röhrig, reaccionó con enfado a esta afirmación.

“Tiene que haber una clarificación,” dijo. “Son 100% victimas. Los Sonderkommandos no participaron en el derramamiento de sangre ni en ningún tipo de matanza. Eran inducidos desde el principio bajo amenaza de muerte. No tenían control de sus destinos. Eran tan victimas como cualquier otro prisionero de Auschwitz… es o ignorancia o muy insensible el culpar y señalar con el dedo en 2015.” “El hijo de Saúl” simplemente cambia la historia para explicar el inexplicable comportamiento de los Sonderkommandos. Para cumplir esto, Nemes produce una película que es un ensayo de degradación y violencia,  todo en el intento de explicar la creación de sus “100% victima, Robot-Zombis.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s