EN EL ANIVERSARIO DEL ATAQUE A CHARLIE HEBDO: ¿ACTO FUNDADOR DE UNA EUROPA TOTALITARIA?

charlie

Hace un año dos agresores enmascarados asaltaron la redacción de la revista satírica Charlie Hebdo en París. Mataron a once personas, hirieron a varios asistentes y mataron en la fuga a otro policía. Un día más tarde un asesino asaltó un supermercado judío, donde mató a una policía y otras cuatro personas. El diagnóstico del periodista alemán y autor Gerhard Wisnewski es: Lo que sucedió después del asesinato, fue el “acto fundacional de una Europa totalitaria”. Pero volveremos a esto más tarde.

Razón suficiente en Kla.tv, para volver a abrir brevemente el caso y proporcionar la versión oficial.

El mismo día del atentado, los hermanos  Kouachi y su cuñado de 18 años de edad, eran investigados como sospechosos. En el primer coche utilizado para la fuga, los investigadores encontraron, entre otras cosas, diez bombas de gasolina y curiosamente también el pasaporte de Saïd Kouachi. Además, los dos hermanos habían sido grabados por las cámaras de video-vigilancia, sin máscaras. El 9 de enero, los dos hermanos fueron tiroteados en su fuga de las fuerzas de seguridad y un día antes, el tercer atacante ya había muerto en el asalto al supermercado. Una semana después del ataque a Charlie Hebdo, se hizo responsable del mismo uno de los líderes de al-Qaeda en Yemen. El asesinato fue planeado, dirigido y financiado por ellos, bajo las órdenes de Ayman al-Zawahiri -el fundador y líder de al-Qaeda-  “como venganza por el honor del profeta” Mahoma.

En este punto, debemos recordar que Charlie Hebdo fue una de las pocas revistas que en el año 2006, reimprimió las controvertidas caricaturas de Mahoma aparecidas en un periódico danés. En los años siguientes, Charlie Hebdo publicó varias veces nuevas caricaturas de Mahoma que conmocionaron al mundo musulmán. La libertad de prensa frente a un “insulto religioso” se convirtió en la reavivada controversia en varias ocasiones.

Todo esto en cuanto a la versión oficial.

Sin embargo, existen diversas inconsistencias que también permiten una conclusión diferente.

Lo más sorprendente es el hecho de que los investigadores franceses pretenden haber encontrado un documento de identidad en el coche utilizado para la fuga de los asaltantes. Este hecho muestra una gran similitud con la práctica de colocar pruebas intencionadamente, como ha sucedido en numerosas ocasiones en otros ataques terroristas. Sobre todo, este hecho nos recuerda el famoso pasaporte del 9/11 (11 Septiembre 2001), que fue encontrado completamente intacto tras el  desastre en las ruinas del World Trade Center –algo físicamente imposible–. Un testigo que vio de cerca a los dos asesinos de Charlie Hebdo, los ha descrito como “grandes y negros”. Sin embargo, de acuerdo con el documento de identidad del hermano mayor se supone que este sólo media 1,69 metros de altura. Un ex abogado le describe en los medios de comunicación franceses como ingenuo, pequeño, bribón, que amaba la música rap y corría detrás de las chicas. No se trataba de un fundamentalista acérrimo. Esta descripción de los presuntos autores no apunta tampoco a un escuadrón profesional fuertemente armado, como aquellos que tan sólo en cinco minutos y con gran precisión y disciplina militar llevaron a cabo su operación en las oficinas de la revista satírica.

Surgieron muchas voces en contra, que sospechaban de la veracidad de la versión oficial, debido a la profesionalidad del ataque, y pensaban que podría tratarse de atacantes entrenados militarmente por los servicios secretos. De lo que se dedujo que sería una denominada operación bajo “bandera falsa”. Esto significaría que los asesinatos de “Charlie Hebdo”  habrían sido organizados por su propio gobierno y  por los servicios secretos con el fin de atribuírselos a los fundamentalistas islámicos de Al Qaeda.

Si la operación de asesinato en “Charlie Hebdo” fue fruto de una operación bajo ”bandera falsa” o no, no puede afirmarse con absoluta certeza a día de hoy.

Sin embargo, deben tenerse en cuenta en relación con esta cuestión los sucesos políticos que se desencadenaron a consecuencia de dicho ataque. Como tantas veces, se puede hacer la clásica pregunta “¿A Quién beneficia el crimen?”

Indiscutiblemente dichos ataques han desencadenado dos cosas: 1. Una ola de solidaridad con las víctimas, y 2. Un ímpetu renovado de crítica y animadversión hacia el Islam.
1.: En muchas ciudades francesas y europeas la población participó en las manifestaciones de solidaridad tras el ataque a Charlie Hebdo.

Muchos llevaban pancartas donde se podía leer “Je suis Charlie” – “Soy Charlie.” En la manifestación conmemorativa principal, la denominada marcha republicana del domingo 11 de enero en París, participaron alrededor de 1,5 un millón y medio de personas. En la marcha fúnebre participaron también más de 50 altos cargos políticos, entre ellos 44 jefes de Estado y de gobierno. Caminaron simbólicamente una corta distancia, ya que la situación de seguridad no permitió la participación directa en la marcha.

Estos dos hechos -las manifestaciones únicas de solidaridad y la crítica creciente al Islam- llevaron al periodista alemán Gerhard Wisnewski a la conclusión siguiente:

Lo que siguió después del atentado fue el “acto fundacional de una Europa totalitaria”.

Escuchad ahora cómo se expresaba Gerhard Wisnewski en un artículo publicado el 12 de enero 2015:

  1. Wisnewski presenta en primer lugar la cuestión, citamos: “¿Saca ventaja alguna de estos ataques el Islam?” Esta pregunta puede ser fácilmente respondida negativamente.

Desde el 11 de septiembre del 2001, a esta religión no se le había dañado de forma tan gravemente como con este tipo de ataques contra “Charlie Hebdo“.

Los presuntos asesinos le han hecho el favor más grande a todos los enemigos mundiales del Islam y han impulsado el avance de la ingeniosa estrategia denominada por los ingenieros mundialistas   “choque de civilizaciones”, que ha dado un enorme paso adelante, señala  Wisnewski.

El creador de esta estrategia -el choque de civilizaciones- es Samuel Huntington, profesor de ciencias políticas de los Estados Unidos y ex estratega de la planificación de la Casa Blanca. En su libro publicado en 1996 “Choque de civilizaciones”, predijo Huntington después del fin del conflicto político entre Oriente y Occidente (comunismo/capitalismo) una pugna  religiosa entre Occidente y todo el mundo islámico.

Sus planteamientosos no se basaban sólo en razones geopolíticas, como por ejemplo, el petróleo, sino en importantes razones religiosas y culturales. Señala Wisnewski que: “Quieren quitar de en medio esta cultura (el Islam) que insiste en gran medida en valores conservadores como los de la familia tradicional.”

  1. El 2º punto se puede deducir del primero y es un claro resultado de los asesinatos perpetrados contra “Charlie Hebdo“.

Ahora ya no es simplemente una cuestión de que la cultura del Islam tiene que desaparecer. Las Identidades o los valores culturales, religiosos y nacionales deben ser totalmente disueltos a nivel global para allanar el camino hacia el establecimiento de un “nuevo orden mundial”. Este plan hubiera resultado imposible de esta forma sin el asesinato perpetrado contra “Charlie Hebdo”. Desde los asesinatos se aplica la llamada “libertad de expresión” como una prioridad, pero no cualquier “libertad de expresión”, sino especialmente aquella dirigida contra las identidades y los valores culturales y religiosos nacionales y tradicionales y no la “libertad de expresión” de las fuerzas identitarias, que por el contrario sigue siendo reprimida por doquier.

Por lo tanto, se considera legítimo desde dichos ataques provocar a las religiones lo máximo posible desacreditándolas.

Wisnewski califica justamente las desagradables imágenes publicadas por “Charlie Hebdo” contra el sentimiento religioso, barbarie pura y “pornografía dura”.

El Corán es  llamado por dicha publicación “Mierda,” el Papa católico aparece en la revista sodomizando a un topo, y aparecen el Padre, Hijo y el Espíritu Santo en ilustraciones en las que tienen relaciones sexuales… (una auténtica provocación expresa).

Otros dibujos son tan perversos que no sería responsable por nuestra parte describirlos con detalle en este foro.

En el aniversario del asesinato, la revista ha publicado un número especial particularmente pícaro. Se puede ver a “Dios Padre” con una barba blanca y un símbolo especial de trinidad sobre la cabeza. Vistiendo una bata manchada de sangre huye con un Kalashnikov colgado del hombro. De forma acusatoria, el nuevo editor jefe de la revista escribía desvergonzado: “Un año después: El asesino sigue en libertad.”

Este hecho es comentado por toda la prensa del Sistema positivamente, como que “Charlie Hebdo” se ha convertido en un símbolo de la libertad de prensa más allá de Francia.

Esta es, obviamente, la libertad para desacreditar, denigrar y disolver todos los valores étnicos y religiosos.

Wisnewski concluye: Los “periodistas” fueron convertidos en víctimas de la tragedia mundial y en consecuencia la población se ve obligada a mostrar su solidaridad con ellos y sus “valores”.

Los “valores” de “Charlie Hebdo” son exactamente los “valores” con los que ahora todo el mundo debe comulgar -de acuerdo con el lema “je suis Charlie“-. Los críticos, sin embargo, son silenciados.

Cuando la Consejera Federal de Suiza, Doris Leuthard, tuiteó justo después de los asesinatos que: “La sátira no es un salvoconducto con el que todo está permitido”, lo que levantó un gran tumulto en los medios y ésta tuvo que retractarse.

Quién quiera que sea el que se oculta tras los asesinatos de “Charlie Hebdo” sabía lo que hacía. La valoración de Wisnewski parece hacerse realidad: Lo que siguió después de los crímenes, fue el acto fundacional de una Europa totalitaria -sobre todo en términos de lo que se estará permitido expresar y lo que no. Las identidades y los valores religiosos y nacionales han de ser vilipendiados y disueltos para allanar el camino hacia el “Nuevo Orden Mundial” (NWO).

Anuncios

SYRIZA, UN AÑO DE MENTIRAS.

triprasbsanco

Alexis Tripas y George Soros.

En enero pasado se cumplió año de la llegada al poder en Grecia del experimento político creado por George Soros, mimando por la prensa occidental e icono de la izquierda “pseudo-progre”: Alexis Tripas y su famosas Syriza.

Syriza ganó las últimas elecciones griegas de forma sorprende, pues se presentó tras perder un referéndum sobre la medidas económica que exigía la UE, y presentando con un programa que era exactamente lo contrario del programa con el que se había presentado la vez anterior. Un caso que debería estudiarse sociológicamente.

Desde la llegada al poder de este “Chicago-boy versión siglo XXI”, el ejecutivo de Atenas no ha hecho más que incumplir todas y cada una de las promesas que Syriza había hecho,  dedicándose a imponer de forma más dura que los gobierno griegos precedentes las medidas dictadas por la UE.  Tsipras ya ha anunciado un inmediato y brutal recorte de las pensiones, con la elevación de la jubilación a los 67 años -en su fase demagoga Syriza hablaba de los 55 e incluso de 50 años-, conjugando estas medidas con una política de privatizaciones y de expolio del patrimonio nacional que está dejando los sectores estratégicos griegos en manos de inversores extranjeros.

La promesa que sí está cumpliendo Tsipras –en consonancia con los deseos de su patrocinador Soros, es la apertura de Grecia a la llegada masiva de inmigrantes a su territorio, desde donde se expanden por toda Europa, la política de Tsipras en este sentido es tan caótica y desastrosa  que incluso las autoridades de Bruselas han tendido que llamarle la atención .

En política exterior, Tsipras también ha traicionado las tradicionales posturas de la izquierda griega, y ha establecido fuertes alianzas militares y estratégicas con Israel desde el primer día de su mandato, tanto que el ex ministro de Exteriores palestino, Nabil Sahaat, afirma que la actual Grecia traicionará a Palestina.

Un año de mandato en el que Tsipras ha demostrado lo que es, el icono de esa neo-izquierda mundialista y supuestamente rebelde ha demostrado que en definitiva es sólo que una mansa marioneta en manos de los poderes financieros mundialistas.

Enric Ravello

carta ​del General Franco al Presidente Johnson, sobre la guerra de Vietnam.

Francisco-Franco1

Francisco Franco.

En julio de 1965, ante el cariz que estaba tomando la guerra del Vietnam, el presidente de los Estados Unidos, Lindón B. Johnson, envió cartas a varios jefes de Estado occidentales… El embajador Biddiey Duke entregó personalmente a Franco la correspondiente. Como bien se trasluce en el texto, el presidente de EE. UU. le da cuenta de sus proyectos y reclama alguna ayuda por parte de España, sin descartar la colaboración militar…  

 La respuesta Franco demuestra una vez más que, sin duda, fue uno de grandes estadistas del siglo XX. El acertado análisis de la situación en un país tan alejado de España y su zona de influencia, y su certera visión de los acontecimientos futuros lo acreditan como tal. En ella destacan, por su objetividad, las consideraciones que Franco hace sobre la figura del líder comunista vietnamita, Ho Chi Minh. A continuación, reproducimos ambas cartas:

CARTA DEL PRESIDENTE DE EE.UU. A FRANCO:

 Excelencia:

He rogado a mi embajador le transmita mi sincero enjuiciamiento de la situación en Vietnam del Sur.

En los últimos meses se ha incrementado la agresión abierta contra el pueblo y el Gobierno del Vietnam y les han sido impuestas muy graves cargas a las fuerzas armadas y al pueblo vietnamita.

Durante dicho período, como VE. conoce, y a causa de la firme y rígida oposición de Hanoi y Pekín, no han podido tener éxito los reiterados y constructivos esfuerzos realizados por muchos gobiernos para llevar este problema a la mesa de conferencias.

A lo largo de estos últimos días he estado revisando la situación a la luz de recientísimos informes, procedentes de mis colaboradores de mayor confianza. Aunque aún no se han adaptado decisiones definitivas, puedo decirle que parece seguro será necesario incrementar las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos en un número que podría igualar, o ser superior, al de los 80.000 hombres que se encuentran ya allí.

Deseo sepa V.E. que al propio tiempo que realizamos este importante esfuerzo adicional, continuaremos haciendo todo posible esfuerzo político y diplomático para abrir paso a un arreglo pacífico.

Continuaremos también usando toda clase de prudencia y moderación para evitar que la guerra pueda extenderse en el continente asiático. Nuestro objetivo sigue siendo el de que finalice en Vietnam toda injerencia exterior de forma que el pueblo de dicho país pueda decidir su propio futuro.

En esta situación debo expresarle mi profunda convicción personal de que las perspectivas de paz en Vietnam aumentarán grandemente en la medida en que los necesarios esfuerzos de los Estados Unidos sean apoyados y compartidos por otras naciones que comparten nuestros propósitos y nuestras preocupaciones. Sé que su Gobierno ha mostrado ya su interés y preocupación concediendo asistencia. Le pido ahora que considere seriamente la posibilidad de incrementar dicha asistencia mediante métodos que indiquen claramente al mundo y quizás especialmente a Hanoi— la solidaridad del apoyo internacional a la resistencia contra la agresión en Vietnam y al establecimiento de la paz en dicho país.

He pedido al embajador Duke se ponga a su disposición para cualquier consulta que desee hacerle sobre este asunto.  

Sinceramente,  Lyndon B. Johnson  

PRESIDENTE DE LOS EE.UU. DE AMERICA   

 

CARTA DE RESPUESTA DE FRANCO:  

 Mi querido Presidente Johnson:

Mucho le agradezco el sincero enjuiciamiento que me envía de la situación en el Vietnam del Sur y los esfuerzos políticos y diplomáticos que, paralelamente a los militares, los Estados Unidos vienen desarrollando para abrir paso a un arreglo pacífico. Comprendo vuestras responsabilidades como nación rectora en esta hora del mundo y comparto vuestro interés y preocupación, de los que los españoles nos sentimos solidarios en todos los momentos. Comprendo igualmente que un abandono militar de Vietnam por parte de los Estados Unidos afectaría a todo el sistema de seguridad del mundo libre.

Mi experiencia militar y política me permite apreciar las grandes dificultades de la empresa en que os veis empeñados: la guerra de guerrillas en la selva ofrece ventajas a los elementos indígenas subversivos que con muy pocos efectivos pueden mantener en jaque a contingentes de tropas muy superiores; las más potentes armas pierden su eficacia ante la atomización de los objetivos; no existen puntos vitales que destruir para que la guerra termine; las comunicaciones se poseen en precario y su custodia exige cuantiosas fuerzas. Con las armas convencionales se hace muy difícil acabar con la subversión. La guerra en la jungla constituye una aventura sin límites.

Por otra parte, aun reconociendo la insoslayable cuestión de prestigio que el empeño pueda presentar para vuestro país, no se puede prescindir de pesar las consecuencias inmediatas al conflicto. Cuanto más se prolongue la guerra, más empuja al Vietnam a ser fácil presa del imperialismo chino, y aun suponiendo que pueda llegar a quebrantarse la fortaleza del Vietcong, subsistirá por mucho tiempo la acción larvada de las guerrillas, que impondrá la ocupación prolongada del país en que siempre seréis extranjeros. Los resultados, como veis, no parecen estar en relación con los sacrificios.

La subversión en el Vietnam, aunque a primera vista se presente como un problema militar, constituye, a mi juicio, un hondo problema político; está incluido en el destino de los pueblos nuevos. No es muy fácil al Occidente comprender la entraña y la raíz de sus cuestiones. Su lucha por la independencia ha estimulado sus sentimientos nacionalistas; la falta de intereses que conservar y su estado de pobreza les empuja hacia el social-comunismo, que les ofrece mayores posibilidades y esperanzas que el sistema liberal patrocinado por el Occidente, que les recuerda la gran humillación del colonialismo.  

Los países se inclinan en general al comunismo, porque, aparte de su poder de captación, es el único camino eficaz que se les deja. El juego de las ayudas comunistas rusa y china viene siendo para ellos una cuestión de oportunidad y de provecho.

Es preciso no perder de vista estos hechos. Las cosas son como son y no como nosotros quisiéramos que fueran. Se necesita trabajar con las realidades del mundo nuevo y no con quimeras. ¿No es Rusia una realidad con la que ha habido que contar? ¿No estaremos en esta hora sacrificando el futuro a aparentes imperativos del presente? A mi juicio, hay que ayudar a estos pueblos a encontrar su camino político, lo mismo que nosotros hemos encontrado el nuestro.

Ante los hechos nuevos, no es posible sostener la rigidez de las viejas posiciones. Una cosa es lo que puedan acordar las grandes naciones en Ginebra y otra es el que tales decisiones agraden a los pueblos. Es difícil de defender en el futuro y ante los ojos del mundo esa división artificial de los países, que si fue conveniencia de momento dejará siempre abierta una aspiración a la unidad.

Comprendo que el problema es muy complejo y que está presidido por el interés americano de defender a las naciones del sudeste asiático de la amenaza comunista; pero siendo ésta de carácter eminentemente político, no es sólo por la fuerza de las armas como esta amenaza puede desaparecer.  

Al observar, como hacemos, los sucesos desde esta área europea, cabe que nos equivoquemos. Guardamos, sin embargo, la esperanza de que todo pueda solucionarse, ya que en el fondo, los principales actores aspiran a lo mismo: los Estados Unidos, a que el comunismo chino no invada los territorios del sudeste asiático; los Estados del sudeste asiático, a mantener a China lo más alejada de sus fronteras; Rusia, a su vez, a que su futura rival, China, no se extienda y crezca, y Ho Chi Minh, por su parte, a unir al Vietnam en un Estado fuerte y a que China no lo absorba.

No conozco a Ho Chi Minh, pero por su historia y sus empeños en expulsar a los japoneses, primero, a los chinos después y a los franceses más tarde, hemos de conferirle un crédito de patriota, al que no puede dejar indiferente el aniquilamiento de su país. Y dejando a un lado su reconocido carácter de duro adversario, podría sin duda ser el hombre de esta hora, el que el Vietnam necesita.

En este interés superior de salvar al pueblo vietnamita y a los pueblos del sudeste asiático, creo que vale la pena de que todos sacrifiquen algo.

He deseado, mi querido Presidente, haceros estas reflexiones confidenciales en el lenguaje directo de la amistad. Aunque sé que muchas están en vuestro ánimo, le expongo lealmente mi juicio con el propósito de ayudar al mejor servicio de la paz. y del futuro de los pueblos asiáticos.  

Su buen amigo,

Francisco Franco  

JEFE DEL ESTADO ESPAÑOL

UNA BEBÉ DE 1 AÑO “RECUERDA” A UN GUARDIA DE AUSCHWITZ !!!

Sra. Angela

Angela Orosz.

Una mujer judía que nació en campo de exterminio nazi se prepara para declarar contra un ex guardia.

Angela Orosz fue el único bebé que nace en el campo de exterminio de Auschwitz durante el Holocausto, dice que es su “deber” es mantener viva la memoria de aquellos que no lo hicieron.

Angela, de 71 años de edad, testificó contra el ex guardia de Auschwitz Reinhold Hanning, que, se dice, fue parte de la “máquina de matar” que asesinó a  1.100.000 de judíos en el campo de Auschwitz. Ms Orosz, que ahora vive en Montreal, Canadá, pesaba sólo la tercera parte de un bebé normal cuando nació, y escapó de la muerte porque ella estaba tan débil que era “incapaz de llorar”.

Sus padres se habían casado en 1943, pero los nazis invadieron Hungría un año más tarde, y los obligaron a subir a un vagón de tren para el ganado. Su madre ya estaba embarazada cuando llegaron a Auschwitz en mayo de 1944 y ambos fueron enviados a trabajos forzados.

Su madre fue sometida a experimentos horripilantes realizados por del famoso médico Josef Mengele, que incluía un procedimiento de esterilización que implicaba la inserción de una sustancia combustible dentro del cuello uterino. Durante todo el tiempo Orosz estaba en su útero. Al mes de vida, Auschwitz fue liberado.

“Era un bebé enfermo, parecía una muñeca de trapo. En noviembre de 1945, cuando tenía casi un año de edad, pesaba sólo 3 kilos. Mi madre, que también sobrevivió, era la única convencida de que iba a vivir. El legado de Auschwitz y el abuso de mi madre, que nunca desapareció por completo, hizo que no creciera más de un metro y medio”.

Orosz volvió a Auschwitz por primera vez el año pasado, convencido por su hermanastro.

“Yo dudaba, porque mi madre siempre me decía: “Si no tienes ningún recuerdo no ha existido”. Pensé en ello durante mucho tiempo, y al final me armé de valor”.

En Auschwitz fue abordada por un abogado alemán que le preguntó si quería declarar en el juicio de Oskar Groening – conocido como el “Contador de Auschwitz”.

“La primera vez que le dije que no. Entonces, escuché el testimonio de uno de los sobrevivientes, que abrazaron el señor Groening en la sala y públicamente lo perdonó, mi sangre hervía. Nosotros, los sobrevivientes, no podemos perdonar en el nombre de los seis millones que fueron asesinados. Entonces decidí que iba a declarar después de todo”.

“Todos los guardias sabían que los niños, hombres y mujeres iban a ser asesinados al llegar a Auschwitz y que olía la carne humana quemada…si estaban allí, es que eran parte de este asesinato en masa.Que muchos de los acusados ​​tengan ahora 90 años no es mi problema”, dijo Orosz.

Nota: Sin desperdicio.

 

Año 2030: La desaparición del dinero.

dineroA pesar de acompañar al ser humano desde que hace tres mil años aparecieron las primeras acuñaciones, parece que al dinero le queda poca vida. Al menos eso sugieren las noticias que con frecuencia acelerada nos van llegando desde la UE.
La última, por el momento, es que el Banco Central Europeo pretende eliminar los billetes de 500 euros. La excusa aducida es su utilización por parte de delincuentes, muchos de ellos criminales y terroristas internacionales, para blanquear dinero negro. Pero no se comprende bien que lo que haya que eliminar sean los billetes en vez de los delincuentes. Además, ¿no sería un primer paso muy eficaz acabar con los paraísos fiscales?
Por otro lado, ¿acaso con la eliminación de los billetes de 500 se acabará con la delincuencia? ¿No iba a aflorar todo el dinero negro con el cambio de la peseta al euro? Lo que sucedió, simplemente, fue que se pasó de las pesetas en negro a los euros en negro. Ahora se pasará de los billetes de 500 en negro a los billetes de 200 en negro. Y después, a los de 100. Y más tarde, a los de 50. En resumen, que lo único que se conseguirá es tener siempre a mano la excusa para ir eliminando billetes.
La prueba de ello es que lo del billete morado no es más que la punta de lo que bulle por debajo. Pues el objetivo de verdad es la eliminación de todo el dinero efectivo, tanto los billetes como las monedas. Como sus promotores saben que la idea no es precisamente atractiva para la mayoría de los ciudadanos, se esfuerzan en acumular justificaciones. La cúpula del Deutsche Bank, por ejemplo, arguye que el dinero efectivo es “caro e ineficiente” y que –una vez más– “sólo sirve para los negocios de los criminales”. Por todo ello anuncian que los billetes y monedas “serán en diez años cosa del pasado”. La realidad, sin embargo, es que en Alemania el 80% de las compras minoristas se siguen pagando en efectivo, llegando el porcentaje a prácticamente el 100% cuando las cantidades son inferiores a veinte euros. Ello demuestra que no estamos ante un asunto que interese a los ciudadanos, sino al mundo de la finanza y de la política.
Evidentemente, dichas cifras son extrapolables a los demás países europeos. Aunque quizá no a todos: en la muy progresista Suecia, por ejemplo, hay cientos de sucursales bancarias en las que ya no aceptan ni proporcionan efectivo. Y en la vecina Dinamarca los comercios pueden negarse a aceptar pagos en metálico desde el 1 de enero de este 2016. Además, el Parlamento danés ha fijado 2030 como fecha límite para la total erradicación del dinero. ¿Motivos? Que utilizar efectivo es caro, que lleva tiempo manejarlo y contarlo, que hay que estar vigilándolo para que no lo roben, que el que lo usa corre el riesgo de que le atraquen y que es necesario acabar con la economía sumergida.
¡Qué obsesión con controlar hasta la más insignificante viruta de eso que se llama economía sumergida! ¡Qué afán por recaudar más y más!Debe de ser que se recauda poco. Nunca en toda la historia de la Humanidad la carga fiscal ha alcanzado, ni de lejos, la que soportan los libérrimos ciudadanos del siglo XXI, pero parece que a los todopoderosos Estados de la era de la globalización todo les parece poco. Pero, paradójicamente, no ponen tanto cuidado en evitar que lo recaudado sea despilfarrado o directamente robado por los encargados de administrarlo. En España tenemos tantos ejemplos que da vértigo pretender enumerarlos. Y todavía hay quienes se extrañan de que tantos ciudadanos prefieran camuflar parte de sus ingresos para meter algo de dinero en sus bolsillos y, de paso, evitar que acabe en los de políticos corruptos.
Por otro lado, si un ciudadano, como se ha hecho durante milenios, prefiere guardar su dinero en su casa, pagar sus facturas en metálico y cobrar su nómina del mismo modo o en cheque, no hay ninguna ley que le obligue a tener una cuenta corriente en un banco. Evidentemente –desde aquí y desde hoy lo auguramos–, no tardará en llegar esa ley, lo que implicará, por cierto, un estupendo negocio para los bancos.¡Comisiones para todos! ¡Y por obligación legal!
Con todas las operaciones, hasta las más pequeñas, realizadas electrónicamente, habrá que ver si se sigue consumiendo igual. Porque la sensación de libertad e intimidad que proporciona el dinero en metálico es un elemento psicológico cuya importancia probablemente no habría que desdeñar. Y, además, está la confidencialidad: ¿por qué el Estado, y mucho menos aún los bancos, que son entidades privadas, tendrían derecho a saber cómo, dónde, cuándo, cuánto, con quién y en qué se gastan los ciudadanos su dinero? Pues no hace falta ninguna intención de delinquir para no querer que nadie se entere de lo que cada uno hace con el fruto de su trabajo.
Habrá que ver cómo va desarrollándose esta trascendental cuestión, de momento sólo mencionada tangencialmente por unos medios de comunicación que la consideran una anécdota curiosa, poco más que un eco de sociedad. Sólo por este extraño silencio deberían empezar a levantarse sospechas. Pero, ya metidos en suspicacias, el día en que el Estado pueda controlar hasta el más insignificante movimiento de nuestro dinero, ¿es imposible que un Estado corrupto o tiránico pueda obligar a morirse de hambre a cualquier ciudadano declarado disidente?
¿Por qué será que en esta luminosa época nuestra, tan envidiable para todas las generaciones que no tuvieron la suerte de conocer nuestras libertades y derechos, todas las noticias convergen en demostrar que las personas tenemos –y tendremos– cada día menos libertad y menos derechos?
Jesús Lainz