CARTA AL PRESIDENTE PUTIN SOBRE EL CASO DE ALAIN SORAL.

alain soral

Alain Soral

Excelencia Vladimir Vladimirovich Putin,

Presidente de la Federación de Rusia, Ginebra, 25 de enero 2016

Señor presidente,

Me dirijo a Ud como abogado encargado de la defensa de los intereses de Alain Soral.

El martes pasado, 19 de enero de 2016, Ud. Recibió en Moscú a una  delegación del Congreso judío europeo. Dos días después, el 21 de enero, el Consejo representativo de las instituciones judías de Francia (CRIF) pretendía públicamente que en tal ocasion, por la vía de su directora de relaciones internacionales, haberle presentado a mi cliente como «un criminal», del cual se le pidió a Ud. que no lo dejase «utilizar los medios rusos para difundir unas tesis antisemitas». Sabiendo que dicha asociación CRIF, presidida por el Sr. Roger Cuckierman, es una federación de asociaciones que comprende entre sus miembros la Unión de los estudiantes judíos de Francia (UEJF), deseo presentar a Ud los siguientes hechos :

La UEJF así como la Liga contra el racismo y el antisemitismo (LICRA) o la Liga de los Derechos humanos (LDH) dirige desde hace algunos años contra mi cliente Alain Soral una campaña de acoso judicial ; además han conseguido con el CRIF el apoyo del jefe de Estado francés y su primer ministro, quien ha designado, peligrosamente y de manera irresponsable a mi cliente a la vindicta pública.

Así vemos que Alain Soral, intelectual francés prestigioso, padece de ostracismo en todas las televisiones, radios y diarios, ha sido víctima de varias agresiones físicas, y ya no puede moverse libremente por Francia, y además ha sufrido varias condenas financieras. Ahora también está amenazado de prisión. Esto no quita que la población francesa le preste atención, cada día más, gracias a internet, al trabajo editorial y a la actividad de la asociación Egalité et Réconciliation («Igualdad y Reconciliación») dirigida por Alain Soral, que se ha creado para apoyar a todos los resistentes.

Tengo mucho interés en el principio de procedimiento civil llamado contradictorio, y le comunico a continuación las razones por las cuales rechazo formalmente el conjunto de acusaciones transmitidas hasta Ud. por el propio CRIF.

Mencionar a mi cliente como criminal es a la vez mentiroso e insultante. Y demuestra una concepción harto extraña de la noción jurídica de crimen.

Serios análisis y tomas de posición realistas y valientes, son lo único que nuestros actuales gobernantes le pueden reprochar a Alain Soral :

1/ En defensa de la autoridad paterna, principio familiar que padece en nuestro país una ofensiva ridícúla pero calculada.

2/ En defensa de un orden político del mundo equilibrado, respetuoso de la soberanía de los Estados, lo cual él ha manifestado por el apoyo sistemático a posiciones que coinciden con la del gobierno ruso que dirige Ud., en el caso de las crisis yugoeslava, chechena, libia, siria y ucranianana.

3/ En defensa también de un mundo político respetuoso de creencias, prácticas y espiritualidad de cada persona, según una tradición francesa plurisecular de tolerancia religiosa y razón, todo lo contrario de una pretendida laicidad que utilizan unas auténticas sectas terroristas de marginales extremistas ultrasionistas que alimentan el odio hacia los musulmanes, atizan la jenofobia e incluso fomentan el incremento de la hostilidad hacia las comunidades judías, primeras víctimas de estas mafias de fanáticos.

Desde 2011 mi cliente Alain Soral no ha dejado de explicar a la población desorientada que son nuestros propios gobiernos, impulsados sin duda por algunas potencias extranjeras, los que han creado las condiciones políticas y sociales propicias para llevar a cabo la ofensiva criminal en Irak y Siria.

Y cuando han ocurrido atentados yijadistas en territorio francés, como en noviembre y en enero del 2015, nuestros gobernantes y sus aliados no dudaron, con total cinismo, en explotar políticamente la tragedia hasta tal punto que en nombre del antiterrorismo y la lucha contra el antisemitismo, ejercen una persecución contra los únicos críticos serios de esta política irresponsable.

En cuanto al antisemitismo, no constituye una infracción penal según el derecho francés, de modo que no está definida de ninguna manera en ningún texto oficial. En Francia, no pasa de ser una forma de invectiva, de la cual usan exclusivamente oscuras organizaciones que usurpan la libertad y no representan a nadie mâs que a sí mismas. Así pueden tratar de aterrar a periodistas, políticos, universitarios, científicos e investigadores, intelectuales, escritores, artistas u hombres de negocios, e incluso deportistas, hasta instrumentalizar a los magistrados para lanzar acusaciones judiciales a nivel penal sin el menor fundamento jurídico, sino utilizando simplemente la sospecha de algún remoto sentimiento.

En su momento, varios políticos de nivel estatal como François Mitterrand, Raymond Barre o Charles de Gaulle se han visto acusados y calumniados a través de este vulgar sistema de dominación ideologica.

Todos sabemos que Francia está abocada a graves peligros. Conocemos además la difícil situación que atraviesa el noble y gran pueblo ruso sin tregua, desde hace varias décadas ya. Posiblemente Ud le deba a Alain Soral y a otras pocas personas el auge continuo de sentimientos positivos hacia su persona, en la población francesa, la cual no olvida que nuestros dos pueblos están unidos por una larga amistad de siglos. A su vez, esta tradición francesa es uno de los motivos que impulsan a dichas organizaciones para tratar de acallar a Alain Soral. Pues son las mismas organizaciones que aumentan la propaganda agresiva e injusta que Occidente dirige contra su persona y contra su país.

Estoy a su disposición para desarrollar ante Ud. nuestra visión de la situación francesa, en cuanto defensor de Alain Soral.

Muy atentamente, y con el mayor respecto,

Damien Viguier

Nota: Alain Soral es un ensayista, editor, sociólogo e instructor de boxeo francés. Nació el 2 de octubre de 1958 en Aix-les-Bains (Francia). Tiene las nacionalidades francesa y suiza.

Alain Soral denuncia el feminismo, la politización de los gais, el “antirracismo institucional”, el sectarismo étnico-religioso, la finanza internacional, el ascenso de los partidos de extrema derecha prosionistas en varios países de Eurpa, la islamofóbia, la política de Israel y la actividad de la comunidad judía en los gobiernos y en la prensa. Asimismo, defiende conceptos como “Nación” y “Estado”, que considera son estructuras necesarias para la protección del individuo y de la familia ante los imperativos del capitalismo financiero.

Se reclama seguidor de Charles de Gaulle  por su independencia ante los EEUU. Defendió a Jean Marie Le Pen, fundador del partido FN, y ahora retirado de la política. Ha manifestado su admiración por algunos jefes de Estado como Hugo Chávez, a quien ha visitado en Venezuela, el ex-presidente de Irán Ahmadinejad, el presidente Putin o el líder de la milicia chií libanesa Hezbolá, Hassan Nasrallah.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s