Padres finlandeses permiten que sus hijas adolescentes se relacionen con inmigrantes musulmanes adultos.

moro-posa4

En Finlandia, a los padres de las adolescentes blancas y cristianas, en muchos casos con menos de 10 años de edad, no parece importarles que sus hijas posen en las redes sociales junto a inmigrantes musulmanes, que en muchos les triplican la edad.

Hemos rescatado las imágenes que aparecen en Instagram y Facebook, algunas hechas a plena luz del día. Han sido tomadas en la ciudad finlandesa de Saarijärvi y en ellas se ve a inmigrantes adultos, la mayoría de origen árabe y subsahariano, posando jactanciosamente con finlandesas adolescentes e incluso niñas. Mantienen una pose desafiante acaso porque saben que, en una sociedad tan inoculada con el virus de la liberalidad como la finlandesa, nadie les hará frente. Ni siquiera los padres. “Vuestras hijas nos pertenecen”, parece deducirse por el tenor de las arrobadas expresiones, propias de quien se sabe dueño del futuro de Finlandia. Otra ‘gesta’ que agradecerle a los desembarcantes de Normandía.
Junto a las fotos, mensajes tales como “Beautiful”, “Mi bebé” y “Te amo”. Nos preguntamos por qué no han sido detenidos los adultos que aparecen en las fotos y los padres de las menores. Por lanzar unas monedas a unas mendigas rumanas en la Puerta del Sol de Madrid, los medios informativos europeos bramaron contra un grupo de aficionados holandeses del PSV. ¿Por qué sin embargo noticias tan escandalosas como ésta de Finlandia no encuentran respuestas legales ni tampoco eco en la prensa del país? Como es natural, ninguna organización feminista ni las autoridades encargadas de velar por los derechos del menor se han pronunciado sobre este asunto.

Al descubrir las insólitas imágenes, un ciudadano finlandés buscó y localizó a los padres de algunas de las menores para informarles. Lejos de inquietarse, la mayoría de los padres, al contemplar las fotos, exculparon a los adultos musulmanes. Asimismo, un medio digital finlandés estableció contacto con la familia de una de las menores. Ésta fue su respuesta: “No son más que amigos, es normal que a los chicos adultos les encante estar con chicas hermosas y las elogien. En Finlandia es un comportamiento normal”. Lo que no precisó es si a un finlandés de origen se le permitiría posar de tal guisa con alguna menor de religión musulmana.

La madre de otra de las niñas también ve “bastante normal” este tipo de relaciones con varones adultos de otras culturas. Según la web mvlehti.net, la madre trabaja en un campamento de inmigrantes y comenta que, tanto ella como su marido, “estamos tratando de enseñar a nuestros hijos a ser más tolerantes y a que acepten la multiculturalidad”.

La revelación de las fotos en internet, gracias a colectivos patrióticos locales, no ha servido sin embargo para provocar ningún tipo de alarma social en la sociedad finlandesa. Algunos incluso excusan a los adultos con el argumento de que, “después de todo, son refugiados inocentes procedentes de países violentos y desgarrados por la guerra, que no saben cómo actuar en nuestras sociedades”. Nos recuerdan a la grey del predicador Jim Jones siendo arrastrada al suicidio en Jonestown (Guyana).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Esta estrogenización moral de la progresía europea no parece que vaya a tener cura. Ni siquiera a la luz de las informaciones que hablan de crecientes casos de pedofilia entre los refugiados. Varones adolescentes están siendo violados en Calais (Francia), segun han confirmado los propios cooperantes, que ven con preocupación la falta de medidas de protección a los menores de ambos sexos en los campos de refugiados, así como los riesgos de abuso a los que se enfrentan miles de niños desplazados en todo el continente.

Médicos voluntarios que ayudan a los refugiados acampados en las afueras de la ciudad francesa revelaron a The Independent que, en los últimos seis meses, han tenido que tratar a siete niños, con edades edades comprendidas entre los 14 y los 16 años, luego de haber sido violados. Todos ellos sufrieron graves lesiones compatibles producidas por el ataque sexual.

La mayor crisis de refugiados desde la II Guerra Mundial

Entre tanto, Europa se enfrenta actualmente a la mayor crisis de refugiados desde la Segunda Guerra Mundial. Suecia acogió a casi 163.000 refugiados durante el año 2015, según el servicio de migración del país. Pese a representar por el momento el 2 por ciento de la población del país, el 77 por ciento de las violaciones ocurridas en Suecia el pasado año fueron llevadas a cabo por inmigrantes musulmanes.

Y no sólo Suecia: Los refugiados han sido la causa de muchos problemas en Europa en los últimos meses: violaciones masivas en Colonia, agresiones sexuales a cooperantes en los campamentos de varios países, reyertas multitudinarias en El Pireo (Grecia), y hasta la violación en grupo de un niño de 12 años de edad, son sólo algunas casos.

¿Despertará Europa de esta pesadilla antes de que sea ya demasiado tarde?

Anuncios

Al Cielo con Él !!

TRASLADO

El segundo Tercio de La Legión Duque de Alba acompañó el traslado del Cristo de la Buena Muerte en Málaga.

Un día cada año, la arribada al puerto de Málaga del «ferry» de Melilla reúne una emoción diferente. A bordo vienen los legionarios que llevarán en sus brazos por las calles malagueñas a su Cristo de la Buena Muerte, el Cristo de Mena. Lo ha escrito el general legionario Rafael Dávila: «Subía al cielo como sólo puede subir de brazos legionarios. Por un momento quedaba suspendido en el aire. Temblaba el madero del golpe de las manos. Temblaba hasta el suelo del golpe seco de las botas legionarias, y temblaba el cielo de ver aquella emoción. No temblaban los legionarios».

El Cristo de la Buena Muerte también abandona el acuartelamiento rondeño de Montejaque y recorre Ronda llevado y custodiado por sus legionarios. El pueblo, como en Málaga, los acompaña. Cincuenta mil muertes legionarias por España lleva en Su Muerte el Cristo de la Legión. «Si caminamos a tu lado, no va a faltarnos tu amor, porque muriendo vivimos vida más clara y mejor». Sobre el puente del Tajo rondeño a brazos de sus soldados, va y viene el Cristo de la Buena Muerte, entre las rocas afiladas por Dios que se hacen cuchillas en el Tajo de los Gaitanes, tan cercano a mis raíces, para que corran las aguas del Guadalhorce, el pequeño Guadalquivir.

La Hermandad de Antiguos Caballeros Legionarios de Barcelona, reza y pasea a su Cristo de la Buena Muerte en Hospitalet del Llobregat. El Ayuntamiento, gobernado por los socialistas catalanes, había prohibido la procesión. Más público que nunca en las calles. Y los viejos legionarios – ¡Al cielo con Él! –, con su Cristo mientras el señor alcalde de Hospitalet oía desde el cuarto de baño anexo a su despacho la majestuosa, macha y emocionante armonía del «Novio de la Muerte». Más lágrimas y ovaciones que en ediciones pasadas. A ver quién es el feo que se atreve a impedir a los legionarios pasear a su Cristo en Cataluña.

Y en Ceuta, Melilla, Almería, Madrid… allá donde se halle un legionario, estará el Cristo de la Buena Muerte, con sus rodillas sangradas, su costado herido, su gesto de dolor en el último tramo de la agonía, llevado por los privilegiados españoles que visten el uniforme verde de la Legión, la imagen prodigiosa que retrata el sufrimiento de los legionarios, el dolor de la muerte buena y heroica, del patriotismo sereno que les hace entregar sus vidas por las vidas de los compatriotas que no creen en ellos.

El que ha sido legionario, nunca dejará de serlo. No existen los ex legionarios. En activo, en la reserva, ya retirados o destinados a otras unidades del Ejército, el legionario muere con su uniforme y su Cristo abrazado a él. Como los marinos a su Estrella de los Mares, la Virgen del Carmen. Como los aviadores – exceptuando a un general rebotado –, a la Virgen de Loreto. Como los infantes a la Inmaculada. Como los artilleros a

Santa Bárbara. Como los caballeros a Santiago. Como los ingenieros a San Fernando. Como los guardias civiles a la Virgen del Pilar. Nadie puede ni podrá con ellos. Porque el militar español no sólo vive y muere por los demás, por su Patria y por la honorabilidad de sus uniformes. Vive y muere y se entrega abrazado a su Fe, que es Fe de paz y de abrazo, de compañerismo y entrega, de sacrificio y heroísmo, de humildad y decencia. Y esa Fe, no se borra con desprecios ni desaires, con intolerancias de una alcaldesa necia y con amenazas de un coletas estalinista. Esa Fe viene de lejos, de siglos, de acciones heroicas, de muertes jóvenes, de españoles que adoran el significado de su Bandera, el valor de su juramento y su natural sentido del cumplimiento de la lealtad.

Pueden soplar vientos adversos. Hasta es posible que en el futuro, una ex comandante de regular valía y separada voluntariamente del Ejército mande y ordene a decenas de miles de hombres y mujeres de honor. Y si no es ella, un ex general – en este caso el «ex» resulta correcto –, que ha elegido la ambición política en los círculos comunistas a cambio del respeto que no se supo ganar con el uniforme. Todo es posible. Pero seguirá llegando a Málaga el «ferry» con los legionarios a su cita con el Cristo de la Buena Muerte, pasearán a su Dios en Ronda y Almería, en Cataluña y en Castilla, en las lejanas Canarias, y los españoles sabrán que sus legionarios, sus soldados, sus guardias civiles, sus marinos y sus aviadores no dudarán en defender a España, a su unidad, a las leyes, la libertad y la Constitución que ampara los derechos de todos.

Alfonso Ussía

Nota: Dedicado a Nico Roa por el administrador de este blog.