El párroco de León bendice a Pedro Varela

jesus-calvo1_560x280

El Padre Calvo pide que se adquiera un ejemplar del ‘Mein Kampf’ en solidaridad con el librero.

El Padre Jesús Calvo, párroco de León, ha dado hoy sus bendiciones al librero catalán, Pedro Varela, cuya librería “Europa” ha sido precintada por los mossos d’esquadra por vender libros contrarios a la ideología mundialista.

El sacerdote leonés, que calificó a Varela como “un hombre de paz y un católico ejemplar”,  señaló que “nunca entenderé a quienes aman y defienden más a otras patrias que a la suya propia”. Criticó a quienes se apuntan a la corriente que consagra el Holocausto como un dogma de fe y cuya sóla discusión merece la criminalización del discrepante. “Es decir, aquí somos libres para reírnos de lo divino, para negar a Dios, para execrar a los católicos, para satirizar a la Virgen María, para negar el deicidio del pueblo judío, para insultar a los españoles, pero lo que la justicia catalana defiende es que la toma de postura sobre los dramáticos sucesos de la II guerra mundial esté por encima de la libertad de expresión. ¿No se puede cuestionar una parte de la crónica europea del siglo XX que, por lo visto, está por encima de los libros sagrados? ¿Existe una especie de ‘inquisición por lo penal’ para los ‘ateos o herejes’ de la Historia oficial y no nos habíamos enterado?”, manifestó.

El Padre Calvo dijo estar convencido de que detrás de la actuación judicial contra el librero y editorialista barcelonés se encuentra “el bacilo disolvente de la humanidad” y expresó su apoyo a los cristianos que, como Pedro Varela, “abogan por la verdad y son perseguidos por dar testimonio de su fe”.

Anunció por otra parte que dedicará varias misas la próxima semana a Pedro Varela. “Representa un gesto heroico en los tiempos que corren. La causa noble que defiende es también la de los hombres y mujeres en cuyos corazones reina la paz de Cristo”, dijo.

Jesús Calvo pidió a los lectores de AD, “paraninfo de la verdadera fe y de la decencia”, que adquieran un ejemplar de “Mein Kampf” y que descubran la Verdad, que, subraya, “es la fuerza motora que debe guiar a cualquier cristiano comprometido con la palabra de Dios y no con la corrección política”.

“No soy ningún indocumentado que hable por hablar. Mis fuentes informativas sobre la Alemania de Hitler son más serias y solventes que las películas de Hollywood. Nadie logrará callarme ni doblegar mi conciencia, ni siquiera el Papa. Me mantengo firme en mi compromiso con Dios, con la tradición católica y con la verdad. Si los judíos manejan la justicia española, a mí no”, señaló.

Para apuntalar sus puntos de vista, el sacerdote cita algunas de frases bíblicas de Jesús (San Juan capítulo 8), en las que califica a los judíos como “hijos del diablo”, “sepulcros blanqueados” y “raza de víboras”.

“Un cristiano libre no teme a nada ni a nadie. De ahí los ataques desaforados contra quienes ejercen algún tipo de liderazgo espiritual y no rinden obediencia a los impulsores del nuevo orden mundial ni a los amos de nuestro tiempo. Si Jesucristo volviera convertido en hombre, lo atacarían con la misma saña”, enfatizó.

Calvo defendió la libertad de los cristianos para formular sus propias reflexiones y lamentó la interferencia del sionismo y de la masonería en la sociedad actual. Y no sólo del sionismo. “Ellos modelan nuestros puntos de vista y nuestra moral y en cambio nosotros no podemos rebatirles porque entonces corremos el riesgo de ser detenidos. Lo malo de estos escándalos es que ya no nos escandalizamos, y eso es lo más grave”.

Jesús Calvo se mostró asimismo muy crítico con unas recientes declaraciones del Papa, en las que renunciaba a cualquier pretensión de convertir a los judíos, lo que a su juicio revela “una actitud entreguista de la Iglesia con los enemigos de nuestra fe”. “El Papa ha renunciado a evangelizar a los judíos mientras que Jesús nos dijo: ‘Id por todo el mundo y predicad a todas las gente’. No a una nación, ni a un continente, ni a una raza, ya que católico significa universal y la salvación es universal para todos, porque todos los seres humanos tenemos la misma naturaleza, las mismas tendencias, las mismas necesidades. El mensaje de Cristo es útil para todas las razas, para todos los temperamentos y para todas las naciones. Por tanto, renunciar a eso es una forma de apostasía”.

En ese mismo contexto, el Padre Calvo agregó: “Éste y los anteriores Papas fueron íntimos amigos de los judíos. Juan Pablo II protagonizó una de esas tonterías teatrales tan suyas al introducir unos papelitos en el muro de las lamentaciones. Son cosas contradictorias que causan perplejidad a los católicos. Este Papa no sólo es amigo de los judíos, sino que los llama ‘hermanos separados’. Si son hermanos, ¿por qué entonces están separados? y si están separados, ¿por qué son hermanos? Es un absurdo propio del modernismo, que consiste en poner una vela a Dios y otra al diablo. Nadie puede servir a dos señores”.

“Durante la liturgia del Viernes Santo se pide por la Iglesia, por la conversión de los infieles y antes se pedía también por la conversión de los ‘pérfidos judíos’. Han quitado lo de los ‘pérfidos judíos’ y yo sigo diciendo por la ‘perfiria judía’. Algunos feligreses me preguntan: ‘¿Usted por qué dice eso de la perfiria judía, para que se conviertan los judíos o para insultarles?’. Les respondo que por las dos cosas”, declaró.

En otro momento de la entrevista, el Padre Jesús Calvo cuestionó la autoridad moral del Papa Francisco I e instó a los católicos a desobedecerle cuando vaya en contra de los principios tradicionales, que considera dogmas de fe. “Puede haber un Papado material, cuya elección haya cumplido todos los requisitos materiales, pero no un Papado moral. Si ese Papado se aparta de la realidad, no hay que obedecerlo, como ya dijo Santo Tomás de Aquino. Toda autoridad, llámese civil o eclesiástica, si no cumple con su deber y atenta contra sus propios deberes, bien sea por traición, por desinformación, por cobardía o por diplomacia, pierde la jurisdicción moral y, por consiguiente, no se puede obedecer lo mal mandado. Ningún Papa puede ir en contra de lo ya definido”.

Sobre esa misma cuestión, el párroco castellano-leonés aclaró que el Derecho Canónico contempla la desobediencia al Papa si es en bien de la Iglesia y se refirió en este sentido a la “falsa excomunión” de monseñor Lefevre, “por no obedecer ninguna herejía ni lo mal mandado”.

Por último y tras pedir a los católicos que sigan “la tradición de siempre, las convicciones de siempre y aunque nos digan que dos y dos son cinco, defender que dos y dos son cuatro, diga lo que diga quien sea”, el sacerdote y colaborador de AD subrayó que “el elemento humano no es objeto siempre de absoluta obediencia”. “Ya lo dijo Jesucristo: ‘El que persevere hasta el final, se salvará’. O como dijo San Pedro: ‘ser firmes en la fe’”, apostilló.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s