Como hundir a Europa con “fuego amigo”

europe-396834_640
Así se ha dibujado el tablero de la próxima guerra, que ha comenzado ya y que opone a las estructuras transnacionales de poder, lideradas por los Estados Unidos, contra aquellos espacios que se resisten a subordinarse al imperativo del mundo global. Ya no hablamos de naciones; estamos en el conflicto post-nacional. En cierto modo, y desde el punto de vista de la Historia de las Ideas, es la batalla final del mundo moderno: el último paso antes de constituir el viejo sueño del orden mundial cosmopolita. Probablemente no será una guerra como las anteriores: tal vez no haya una hecatombe nuclear –o quizá sí– ni un enfrentamiento abierto sobre el campo –o quizá sí-, pero las espadas están en alto y el tablero, dispuesto.
Ahora bien, este nuevo escenario debería mover a reflexión a los países aliados. Las sociedades europeas siguen viendo la OTAN como una alianza internacional al estilo clásico. Entre otras razones porque en nuestros países, democracias modernas, los ejércitos son emanación directa de la comunidad política para salvaguardar la defensa de los intereses nacionales, y sería impensable cualquier otro estatuto –por ejemplo, el de fuerza al servicio de otros intereses o al mando de otras voluntades-. Así las cosas, es necesario preguntarse si realmente los españoles, los franceses o los alemanes estamos de acuerdo con este nuevo papel que se nos ha asignado. ¿Queremos poner nuestras armas al servicio de la construcción del mundo post-nacional? Cualquier respuesta será legítima, pero solo a condición de que se nos plantee abiertamente la pregunta. De lo contrario, se estará engañando a unas sociedades que aún blasonan de decidir sobre su destino.
En buena medida, las resistencias que hoy parecen despertar en los principales países de Occidente, desde el caso Trump en los Estados Unidos hasta el fenómeno Le Pen en Francia, desde la defensa de la preferencia nacional en Hungría y Polonia hasta el Brexit británico, pueden ser leídas como una oposición embrionaria, quizás aún inconsciente, a esta pérdida de soberanía que significa la inmersión en el mundo global. Y señalan, por tanto, nuevos límites a un proceso que sin embargo se ve a sí mismo como ineluctable. No puede extrañar que

la reunión de servicios de información europeos de mayo pasado –así lo ha contado el jefe de la inteligencia francesa, Patrick Calvar– haya señalado a la “extrema derecha” como enemigo con el mismo rango que el islamismo.

No es ceguera: es que, en efecto, el soberanismo de las naciones europeas puede dar al traste con el gran diseño. La pregunta, evidentemente, es:

¿Qué está pasando para que los gobiernos europeos señalen como enemigo a parte de su propia población?.

El discurso de la globalización intenta tenazmente persuadirnos de que el nacionalismo es un vector de guerra y de que sólo en la “superación” de las barreras nacionales se halla la paz. No hace mucho que el director para Europa de la banca Goldman Sachs, Peter Sutherland, abogaba abiertamente por “borrar la homogeneidad nacional en los países europeos”; es la misma banca que acogía después en su seno a Durao Barroso, presidente de la Comisión Europea durante los diez decisivos años que van desde 2004 hasta 2014. Una vez más, todo tiene que ver con todo. Pero quién sabe: quizá sea exactamente al revés; quizá un mundo multipolar, conflictivo, sí, pero por ello mismo sujeto a la inevitable interacción de voluntades opuestas, sea más seguro que ese paisaje de batalla final que ya se está dibujando. En el plano de la Historia de las Ideas, la batalla final de la modernidad.

JOSÉ JAVIER ESPARZA
Título original: ¿Y la soberanía nacional?
Anuncios

8 comentarios en “Como hundir a Europa con “fuego amigo”

  1. Al rebaño no hay que preguntarle nada, por la sencilla razón de que no sabe nada: carece de cultura, de educación o de compresión lectora, y de eso se aprovechan los títeres que tenemos por políticos, que solo sirven al globalismo, aunque vengan disfrazados de revolucionarios y regeneradores de un sistema democrático que es injusto, al poner a la misma altura el voto de un zopenco y el de uno que no lo es.
    Yo me quedo con el lema del Despotismo Ilustrado: todo para el pueblo, pero sin el pueblo.
    Los “éxitos” electorales de los partidos de ultraderecha-como los definen- a mi me dejan tibio, son partidos conservadores.¿Mejor que nada? Pues no, es preferible que se implante el globalismo ya, para así poder -si se puede y podemos hacerlo- resurgir de nuestras cenizas.
    Y si no podemos o no nos dejan, pues peor.

    Le gusta a 1 persona

  2. ¿Y LA SOBERANIA NACIONAL?

    Hemos tenido el Escudo desde 1938 hasta 1977 y una gran mayoría de españoles desconoce los motivos. Los acontecimientos posteriores al 18 de julio de 1936 hicieron que los sublevados tuvieran que pensar en un nuevo Estado (lo que no estaba previsto) y en una dirección o jefatura que sería encomendada a Franco. La Guerra fue ganada en su mayoría, si se puede decir así (Azaña diría que “no se triunfa sobre compatriotas”) por los hijos de la Iglesia, de manera que España fue ganada para la Iglesia Católica. El Escudo adoptado indica de forma inequívoca la España de los Reyes Católicos, donde la Cristiandad, la Res Pública Christiana era una meta a conseguir. El objetivo no era nuevo en la época de la reina Isabel y del rey Fernando . La idea de España nace en el tiempo del rey Recaredo, donde la unidad territorial era consustancial con la unidad de fe, siendo una idea germánica sustentada en la unidad racial, política, social y religiosa.

    Ese objetivo estuvo intrínsecamente unido al de la conquista territorial (422-1492), a la recuperación de todo lo que había sido nuestro y había sido pisoteado; en definitiva, de todo lo que éramos y teníamos y de ese objetivo se produciría la expulsión definitiva de los musulmanes, la de los judíos y luego las de los moriscos y conversos. Esta es nuestra identidad nacional como pueblo y como raza. Si no hubiese sido así, España sería hoy algo parecido a Turquía y todavía no lo es.

    El Emperador Carlos I quiso ganar Europa entera para la Cristiandad, pero no pudo, por que como diría Hitler muchos años después, Lutero, aun manifestándose contrario hacia el judaísmo, hizo un gran favor a los judíos europeos al promover la primera revolución anticatólica de la Europa Moderna.

    En España Franco hablaría de que la Nación se sustenta sobre la unidad política, la unidad social y la unidad religiosa. Ni que decir tiene que hasta ahora los ejércitos europeos, no solo el español, han sido confesionales y de facto siguen siéndolo. De todos modos la Historia muestra el combate escatológico, que según Salvador Borrego (y según el Nuevo Testamento) durará lo que dure este tiempo.

    ¿Será posible borrar nuestra Historia, nuestra identidad, nuestra soberanía?

    Me gusta

  3. José Antonio defendía el estado laico, era un revolucionario como Hitler, que no toleraba la intromisión de la iglesia en los asuntos del Estado, solo hay que leer sus discursos. No como Franco, con su nacional catolicismo a cuestas.
    Aún así, ofrecía al catolicismo(o al protestantismo) un status especial dentro del Estado laico, ya que es la religión que tradicionalmente ha sido la Europea ,por desgracia para algunos paganos como yo, y para tantos antes quemados por la santísima inquisición.O por orden suya, ya sabemos que ellos señalaban con el dedo (para no mancharse sus pías manos) y el brazo secular encendía la cerilla.
    Inquisidores hay en todas partes, en todas las épocas, por muchos motivos.
    Esa inquisición es comparable a la fiscalía del odio actual, unos quemaban libros y personas y otros solo libros….quizás quisieran hacer también como los primeros, pero de momento no les dejan. Y la única razón para este despropósito es sencilla: los quemados/atacados no piensan como la verdad oficial enseña, en el primer caso la iglesia de Roma, y en el segundo el estado democrático??¡¡, aunque a los últimos hay que añadirle su odio tremebundo , odio del que quizás-digo solo quizás- carecían los inquisidores, ya que hacían “la obra de dios”…o lo que ellos en su fanatismo analfabeto creían que lo era.
    ¿Fuiste a rendir pleitesía con el papa a Auswitch, Juan? ¿O ya habías ido con juanpablosegundotequieretodoelmundo?

    Me gusta


  4. Mitin de Falange, en Zaragoza (1936)

    Lo que vendría después del Decreto de Unificación:

    “VICENTE, LOS FALANGISTAS, EN DEFINITIVA, SOIS UNOS CHULOS DE ALGARADA”
    (Franco a Vicente Gil, su médico durante cuarenta años)

    Hemos de distinguir ilusiones de realidades. Nosotros (y cuando digo “nosotros” englobo a todos), nunca hemos sido revolucionarios. Eso es sencillamente una falsedad. No hay, nunca ha habido revolución en una jefatura de gobierno bajo la monarquía de la Casa de Saboya en tiempo de Mussolini, cuando a la vez se firmó el Pacto de Letrán con la Santa Sede. Tampoco hubo ninguna revolución en el Directorio de Primo de Rivera aquí en España, tras recibir el poder del rey Alfonso XII y no hubo revolución en Alemania, donde Hitler ganó la Cancillería con el 33 por cien aproximado del sufragio y con el auxilio inestimable del voto católico a la hora de formar gobierno, voto que también sería otorgado para Hitler en el momento de la aprobación de la Ley Habilitante o de plenos poderes, voto católico de los antecesores de la actual CDU-CSU. El Tercer Reich firmaría un Concordato con la Santa Sede, lo que no se había hecho en tiempo de la República de Weimar. Los resultados de las políticas aplicadas sí pueden calificarse de revolucionarios, pero nosotros nunca hemos sido subvertidores. En todo caso sí puede hablarse se revolución en nuestro Alzamiento Nacional, pero ahí Falange era minoritaria como fuerza política en la España republicana. Luego eso sí, ampliaría su afiliación enormemente pero debido a la coyuntura del momento.

    La gente de Falange siempre ha hablado de la “revolución pendiente”, una revolución que para ser llevada a cabo, hubiese necesitado una mayoría social que Falange nunca ha tenido. Esta es la realidad y lo demás son ilusiones. REVOLUCION…PERO…¿QUE REVOLUCION?. Salvo excepciones, como Girón de Velasco o Solís Ruiz, ni siquiera la gente de Falange ha tenido claro lo que quería o como llevarlo a cabo y sobre todo, como explicarlo. Quizá por eso desde 1977 ha sido un valor a la baja.

    Puesto que este artículo versa sobre la soberanía de las naciones de Europa, hoy como ayer, puesta en la mira de los enemigos, hay que decir en todo caso, que España es más, mucho más que Falange.

    Aquí un artículo de ABC sobre los falangistas que quisieron matar a Franco:
    http://www.abc.es/archivo/20130723/abci-falangistas-matar-franco-201307171427.html

    Me gusta

    • revolución
      Del lat. tardío revolutio, -ōnis.
      1. f. Acción y efecto de revolver o revolverse.
      2. f. Cambio profundo, generalmente violento, en las estructuras políticas ysocioeconómicas de una comunidad nacional.
      3. f. Levantamiento o sublevación popular.
      4. f. Cambio rápido y profundo en cualquier cosa.
      5. f. Astron. Movimiento de un astro a lo largo de una órbita completa.
      6. f. Geom. Rotación de una figura alrededor de un eje, que configura un sólido ouna superficie.
      7. f. Mec. Giro o vuelta que da una pieza sobre su eje.

      Observa la segunda y cuarta acepciones.
      Nunca has sido revolucionario porque eres un conservador de derechas, nacional catolicista , casposa y cutre expresión de un mundo anclado en el pasado, no en la Tradición. No te confundas, tu sitio está en fn , no en el nacionalsocialismo, ni en el falangismo.
      Mussolini no tomó el poder por la fuerza, se plantó en Roma con miles de camisas negras, y el rey (el mismo que lo traicionó después) le entregó el poder …por las buenas, ya que sabía que o se lo entregaba, o los tíos de las camisas negras lo tomaban.
      Con Hitler pasó mas o menos lo miso, Hindenburg lo nombró canciller a pesar de no contar con los votos suficientes; en este caso, las camisas que garantizaban la entrega ( o la toma, llegado el caso) del poder eran pardas.
      Ambos estados se declararon laicos, con especial apoyo a las religiones cristianas por ser las de mayor implantación en Europa. Y punto, no quiere decir que se declararan católicos practicantes. En España fue peor.
      La falange, a pesar de ser minoritaria, tuvo una repercusión enorme en todos los asuntos sociales en la España de postguerra; sin los preceptos de la falange, España hubiese sido otra completamente diferente ,en manos de los caciques de siempre que hubiesen hecho de España lo que ya era antes, su cortijo. Si buscamos a los padres, tíos y abuelos de los actuales políticos, encontraremos “falangistas” por un tubo: camisas nuevas que lo mismo saludaban con el puño del brazo izquierdo que cantaban el cara al sol, gentuza arribista y conservadora de sus bienes y su estatus.
      Me hablas de falange…¡en 1977¡¡¡. Esto denota que no tienes ni idea, la falange la mató Franco (que era inteligente, y sabía lo que podía pasarle) con el decreto de unificación.
      Lo dicho, temes a los cambios porque eres conservador, y por eso parece que no entiendes la Historia.

      Le gusta a 1 persona

      • Estimado Juan José:

        Los hechos de la Historia son muy tozudos. Si no quieres ver la realidad pues no la veas. Es tu problema. No ha habido ninguna revolución bajo jefaturas de estado monárquicas ni mediante el ejercicio del sufragio. Ni el PNF en Italia ni el NSDAP en Alemania llegaron al gobierno por sus propios medios; ni Hitler obtuvo con solo los votos de su partido los plenos poderes; ni aquí la Guerra Civil la ganó Falange. No cabe despreciar la Falange de postguerra; eso denota una gran ignorancia. No hay revolución donde se sellan concordatos con la Santa Sede. Las cosas han sido así y lo demás son cuentos.

        Y la separación Iglesia-Estado es una idea del período ilustrado. En el siglo XX no se inventó nada de esto.

        Y muestra más educación, por que parece que tienes adquirida muy poca.

        Me gusta

  5. Pingback: Como hundir a Europa con “fuego amigo” | juankarasporosa2014

  6. Inclito y nunca bien ponderado Juan (has visto que educado¡¡)
    El que no entiendes eres tu, lee cualquier libro de historia, y te dirá lo que te he puesto arriba, el poder se le entregó a los fascistas y a los nacionalsocialistas de forma irregular( o me lo das, o lo tomo por la fuerza de mis camisas pardas o negras, era la premisa tanto de Adolfo como de Benito), te lo creas o no, es LO QUE CUENTAN LOS LIBROS DE HISTORIA.
    Y que la separación iglesia- estado venga del XIX ¿qué? no te estoy diciendo que se inventara en el XX, solo que los tres movimientos de los que hablamos declaraban que el estado debía ser laico.Lee un poco mejor, ya que si consideras que por firmar un concordato no hay revolución, es que desconoces la totalidad del programa-por un lado-y de las medidas que se pudieron llevar a la práctica-por otro- en España, Italia y Alemania por parte de estas ideologías.

    En cuanto a mi educación, es mucha, si lo dices por calificar como califico a la derecha conservadora( si es por otra cosa, dímelo) , me quedo corto:es vomitiva, asquerosa, egoista, injusta, prepotente, viciada, caciquista, chulesca, liberal, traidora, etc.

    “El Romano Pontífice, cuando habla ex cathedra, esto es, cuando en el ejercicio de su oficio de pastor y maestro de todos los cristianos, en virtud de su suprema autoridad apostólica, define una doctrina de fe o costumbres como que debe ser sostenida por toda la Iglesia, posee, por la asistencia divina que le fue prometida en el bienaventurado Pedro, aquella infalibilidad de la que el divino Redentor quiso que gozara su Iglesia en la definición de la doctrina de fe y costumbres. Por esto, dichas definiciones del Romano Pontífice son en sí mismas, y no por el consentimiento de la Iglesia, irreformables.”
    Constitución dogmática Pastor Aeternus, Cap 4

    ¿Fueron los papas ex-cathedra a Auschwitz? ¿Eran visitas privadas? ¿Llevaban zapatos o botas? ¿ ¿ Rezaron por los caídos alemanes o solo por los aliados? ¿A qué huelen las nubes?

    No merece la pena seguir.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s