La Historia que no se cuenta

tarradellas-solo-foto

De izquierda a derecha, los consejeros Pere Mestres y Josep Tarradellas, el presidente Companys y los miembros de la CIG, Eugenio Vallejo. Francesc Salses (mirando a cámara) y el coronel Jimenez de la Beraza (de perfil) en una visita a la Fábrica n. 1 de Badalona el 31 de agosto de 1936.

El 8 de octubre de 1936 fueron martirizados, en el cementerio de Montcada i Reixac (Collserola), 46 maristas con su provincial (el hermano Laurentino, (Mariano Alonso Fuente) a la cabeza. Habían pagado un rescate a las autoridades catalanas para ser evacuados a Francia, pero la CNT-FAI los capturó y asesinó. Luego el honorable Tarradellas se gastó en armas el dinero del rescate. Después de la del obispo Borrás y sus 146 compañeros, la causa más numerosa de quienes fueron beatificados el 13 de octubre es la de Casimiro González García y sus 67 compañeros maristas.

En la beatificación de 2007 había también un grupo de esa congregación, en concreto los maristas de Barcelona que fueron engañados, prometiéndoseles una evacuación a Francia. Los mataron el 8 de octubre de 1936. El rescate que pagaron los maristas franceses se lo gastó Tarradellas en armas compradas en Suiza, para lo cual no dudó en extorsionar a los ciudadanos de esa confederación residentes en Cataluña.

El 8 de octubre de 1936 fueron asesinados en Montcada i Reixac 46 maristas que, como los dos procedentes de Valencia asesinados días antes, pretendían marchar en barco a Francia. Entre ellos está el provincial Mariano Alonso Fuente (hermano Laurentino, de 54 años), que organizó la expedición.

El hermano Laurentino pudo haber marchado a Italia, pero se quedó para gestionar el paso a Francia de 117 jóvenes formados. Él y otros 106 cayeron en una trampa. El 7 de octubre, en el puerto de Barcelona, fueron arrestados en el buque Cabo San Agustín, que tendría que haberles llevado a Francia después de haber pagado la cantidad de dinero acordada con la FAI. Durante la noche, el hermano Laurentino y otros 45 maristas fueron asesinados en Montcada i Reixac.

maristas

En el libro El precio de la traición, del que es coautor el marista Mariano Santamaria,Miquel Mir recuerda que las patrullas de la CNT-FAI estaban en manos de Aurelio Fernández, secretario general de la Junta de Seguretat Interior de la Generalitat, y de José Asens, Manuel Escorza, Dionís Eroles y Silví Torrent, jefe dela checa de San Elías. Los maristas de Francia negociaron el rescate de sus hermanos españoles con Aurelio Fernández. Mir documenta un encuentro, en el café Tostadero, de la plaza Universitat, donde se pactó la entrega de 200.000 francos a cambio de la inmunidad y salida de España de los maristas:

“La cita era en el puerto, donde les esperaba un barco, fletado por Francia, que les debía llevar a Marsella. Los maristas, confiados, abandonaron sus escondites y se dirigieron al barco. Sólo tenían que dar la contraseña pactada, Asunto Ordaz, para que les dejaran pasar, Iban a una ratonera. Les desembarcaron, les metieron en dos autobuses y les llevaron a Sant Elies. Allí, Aurelio Fernández, dirigiéndose a los patrulleros, les felicitó: ¡Buena caza, compañeros. Os felicitamos. Cómo os divertiréis con estos conejitos. Que tengáis buena puntería!”.

Anuncios

Un comentario en “La Historia que no se cuenta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s