XCIII Aniversario del Putsch de Munich

martires-articulo

Hace 93 años se producía el golpe de Estado conocido como el «Putsch de Munich», germen del ascenso del nacionalsocialismo al poder en Alemania 10 años después

El «Putsch de Munich» comenzó la tarde del 8 de noviembre, pocos meses después de que el corresponsal de ABC entrevistara a Hitleraquel joven que «se convierte en un torrente de oratoria violenta, tempestuosa y atronadora “. Nadie imaginaba aún la importancia que supondría aquel pequeño partido.

Bürgerbräukeller

Tenía 34 años cuando irrumpió en la Bürgerbräukeller, junto a un contingente de las SA. Esta organización paramilitar se había convertido en la encarnación de la voluntad nazi de alcanzar el poder por medio de la violencia. El líder del partido nacionalsocialista, junto a Hermann GöringAlfred Rosenberg Rudolf Hess, llegaba a la famosa cervecería de Múnich cuando el gobernador de Baviera, Gustav von Kahr, pronunciaba un discurso delante de 3.000 personas.

Cerca de 600 hombres bloquearon las salidas de la famosa cervecería fundada en 1885 y Hitler entró por la puerta delantera. Después disparó un tiro al techo y se subió de un salto sobre una silla, gritando: «¡La revolución nacional ha estallado!».

Hitler se había inspirado para aquella acción en la marcha sobre Roma que había llevado a Mussolini al poder en Italia un año antes. Quería utilizar Múnich como base de su lucha contra el gobierno de la República de Weimar, proclamar un Estado rebelde en Baviera e iniciar después una marcha hasta Berlín.

Gobierno provisional

Los nacionalsocialistas declararon inmediatamente un gobierno provisional en Baviera. Los cuarteles de la Reichswehr y los de la policía fueron ocupados tomando algunos rehenes entre los miembros del Gobierno bávaro. «Hitler declaró que la revolución nacional iba dirigida únicamente contra el Gobierno judío de Berlín», cuando las fuerzas de Ernst Röhm, entre las que se encontraba Himmler, ocuparon el Ministerio de Defensa bávaro y se enfrentaron a las fuerzas gubernamentales.

«La revolución ha comenzado», insistía un Hitler que cometió el error de dejar en libertad a los tres hombres del Gobierno retenidos en Bürgerbräukeller. Les había dado su compromiso de apoyar el golpe de Estado, pero, tras ser liberados, dieron inmediatamente las órdenes a la Policía de acabar con la revuelta.

La marcha de Hitler

Ante esta situación, Hitler decidió marchar sobre Munich con el mariscal Ludendorff a la cabeza. El futuro «führer» estaba convencido de que no solo la Policía no dispararía contra estos veteranos de la Primera Guerra Mundial, sino que, además, se uniría a ellos.Pero no salió como él esperaba.

Los 2.500 hombres que marcharon con Hitler hacia el ayuntamiento de Munich, primero; el Ministerio de Defensa, después, y la Odeonplatz, por último, se encontraron finalmente con las fuerzas policiales bloqueándoles el paso. En aquel instante, ambos grupos armados quedaron frente a frente durante unos segundos, hasta que, de repente, sonó un disparo y comenzó un importante tiroteo. Nunca quedó claro quién realizó el primer disparo, pero rápidamente se supo que el mismo Hitler y Göring resultaron heridos.

Aunque el segundo consiguió huir, Hitler fue detenido. El golpe de Estado había fracasado. Parecía que todo había acabado, pero no era más que el principio de un camino en el que Hitler, desde el mismo juicio que le llevaría a la cárcel, se convirtió en parte imprecindible en la historia del siglo XX.

Anuncios

Boutin, condenada

boutin

Christine Boutin

La justicia francesa condena a Christine Boutin por definir la homosexualidad igual que la Biblia

Christine Boutin, ex-diputada de la Asamblea Nacional Francesa y ex-ministra de Vivienda del país galo, ha sido condenada a 5.000 euros de multa por usar la definición que hace la Biblia de las relaciones homosexuales.

La Corte de Apelaciones de París ha confirmado la multa que fue impuesta por otro juzgado parisino, a quien fuera candidata a la presidencia de Francia y diputada por el partido Movimiento Popular y Unión para la Democracia Francesa.

Boutin concedió en abril del 2014 una entrevista a la revista Charles, en la que aseguró que “yo jamás he condenado a un homosexual. La homosexualidad es una abominación. Pero no la persona. El pecado nunca es aceptable pero el pecador siempre es aceptado”.

La política dijo en su defensa que se había limitado a recordar lo que enseña literalmente la Biblia acerca de la homosexualidad, pero eso no ha impedido que sea condenada por «incitación pública al odio o la violencia».

Además de la multa, Christine Boutin deberá indemnizar con otros dos mil euros a las asociaciones «Mousse» y «Le Refuge» del lobby gay, que se personaron como acusación particular. Precisamente el lobby gay se ha congratulado de la condena, asegurando que con la misma «la justicia francesa ha mandado un mensaje claro a la sociedad».

Lenin: números, datos e imágenes de los crímenes del primer dictador comunista.

Uno de los mitos históricos más aberrantes del siglo XX es presentar a Lenin como el dictador “bueno” de la URSS, y a Stalin como el “malo”, en un intento de salvar el mandato del primero.

lenin_mitin_1919-03-18

Lenin en un mitin el 18 de marzo de 1918.

Las cifras de víctimas del leninismo, de noviembre 1917 a enero 1924

  • Más de un millón de personas asesinadas por motivos políticos o religiosos.

  • Entre 300.000 y 500.000 cosacos asesinados.

  • Cientos de miles de trabajadores y campesinos asesinados por hacer huelgas.

  • 240.000 muertos en la represión de la rebelión de Tambov.

  • Más de 50.000 prisioneros de guerra blancos ejecutados.

  • Entre 3,8 y 6 millones de muertos por hambrunas entre rusos, kazajos y tártaros.

 

Una revolución comunista que abortó la democracia en Rusia

Para desmitificar a Lenin hay primero que romper otros mitos. El más básico es que cuando estalló la Revolución bolchevique el 7 de noviembre de 1917, los comunistas no derrocaron al Zar -que ya no reinaba- sino que abortaron la incipiente democracia en Rusia, aprovechando la crisis surgida entre conservadores y socialistas. Tras el asalto violento al poder por parte de los comunistas, estalló una guerra civil que duró cinco años, y en la que -ya desde el poder- se enfrentaron los bolcheviques -que resultaron vencedores- contra todos sus rivales. Era el comienzo de una sanguinaria dictadura que duraría más de 70 años, hasta la desaparición de la URSS en 1991.

Lenin ya había adelantado sus planes: dictadura y represión violenta

Poco antes de esa revolución comunista, en el verano de 1917 Lenin escribió un libro, “El Estado y la Revolución”, trazando cómo sería su dictadura. Entre otras consideraciones, el futuro déspota tiraba de la demagogia más burda y arremetía contra la democracia parlamentaria:

“Decidir una vez cada cierto número de años qué miembros de la clase dominante han de oprimir y aplastar al pueblo en el Parlamento: he aquí la verdadera esencia del parlamentarismo burgués, no sólo en las monarquías constitucionales parlamentarias, sino en las repúblicas más democráticas.”

Lenin abogaba “por la destrucción del parlamentarismo burgués” y “por una República de los Soviets de diputados obreros y soldados, por la dictadura revolucionaria del proletariado. Esa dictadura implicaría “una serie de restricciones impuestas a la libertad de los opresores, de los explotadores, de los capitalistas” (al final las aplicaría a todo el mundo), y añadía: “es evidente que allí donde hay represión hay violencia, no hay libertad ni democracia”. En el libro, además, ya adelantaba con absoluta franqueza y antes de llegar al poder que la violencia la usaría “tanto para aplastar la resistencia de los explotadores como para dirigir a la enorme masa de la población, a los campesinos, a la pequeña burguesía, a los semiproletarios, en la obra de “poner en marcha” la economía socialista.” Uno de los más estrechos colaboradores del dictador comunista, León Trotsky, escribiría años después las palabras de Lenin a quienes se mostraban reticentes al uso del terrorismo: “¿Creéis realmente que podemos salir victoriosos sin utilizar el terror más despiadado?”

funcionarios_cheka_uman_1920

Funcionarios de la Cheka de Uman en 1920.

En tres años Lenin multiplicó por 18 el aparato represor del zarismo

Nada más tomar el poder los comunistas, empezaron a organizar su aparato represor. Una de las primeras medidas de la dictadura bolchevique fue instaurar la Chrezvycháinaya Komíssiya (más conocida como Cheka), un cuerpo de policía política fundado el 20 de diciembre de 1917, cuando Lenin llevaba algo más de un mes ejerciendo como dictador en concepto de “Presidente del Consejo de Comisarios del Pueblo”. La policía secreta zarista, la temible Ojrana, había llegado a tener a unos 15.000 miembros, encargados de detener a enemigos políticos, encarcelarles, torturarles e incluso ejecutarles sin ninguna orden judicial. A finales de 1918 la Cheka ya tenía 40.000 agentes, y dos años más tarde ya eran 280.000 chekistas. En tres años los bolcheviques había multiplicado por 18 el volumen del aparato represivo del zarismo.

muejes_cheka_kharkiv

Mujeres asesinadas por la Cheka de Járkov, Ucrania. Aún vivas, los chekistas les cortaron los pechos y les quemaron los genitales, introduciéndoles carbones dentro.

Los perversos métodos de tortura y asesinato de la Cheka

Si la Ojrana se había caracterizado por sus métodos brutales, la Cheka comunista superó en todos los sentidos el grado de crueldad de su predecesora zarista. Entre sus métodos de tortura y de asesinato contra disidentes políticos, clérigos ortodoxos y otras personas consideradas enemigas por los bolcheviques hay que citar salvajadas como las siguientes, documentadas por el historiador ruso Alexander Nikolaevich Yakovlev y por los Archivos Estatales de la Federación Rusa, entre otras fuentes:

  • Lapidaciones, es decir, apedrear al reo hasta quitarle la vida.
  • Crucifixiones, un método usado contra muchos sacerdotes y religiosos.
  • Estrangulamientos.
  • Arrojar a los reos a calderos de brea hirviente.
  • Ahogamiento de reos en aguas heladas.
  • Arrancarles el cuero cabelludo a los reos. Una práctica que se hacía, por ejemplo, en la Cheka de Járkov, en Ucrania.
  • Ahorcamiento.
  • Obligar a los reos a ingerir plomo fundido.
  • Empalamiento.
  • Matar a los reos arrojándolos a altos hornos.
  • Castraciones.
  • Enterrar a reos vivos, práctica perpetrada en la Cheka de Kremenchuk
  • Desollamientos, es decir, arrancarle la piel a tiras a los reos. La Cheka de Járkov usaba la piel arrancada a los presos para elaborar guantes.
piel_cheka_kharkov

Piel arracada de las manos de detenidos en el sótano de la Cheka de Járkov, Ucrania. Los chekistas utilizaban peines metálicos y tenazas para aplicar esta horrenda tortura.

  • Escalfar al reo, es decir, arrojarle agua hirviendo hasta matarlo.
  • Decapitaciones.
  • Desnudar a reos, atarles y arrojarles agua fría en pleno invierno hasta congelarles, una práctica de la Cheka de Orel, a 360 Km de Moscú.
  • Matar a los reos tirándolos al mar o a un río maniatados (es lo que hacía periódicamente con sus prisioneros la Cheka de Kholmogory en el río Dvina).
  • Atar a víctimas desnudas en torno a barriles rodeados de clavos, y hacerlos rodar hasta que los reos morían, una práctica de la Cheka de Voronezh.
  • Atar jaulas con ratas a los cuerpos de los presos y atizar a los roedores con hierros candentes hasta que se abrían paso entre los intestinos de los reos, una práctica usada por la Cheka de Kiev y que años después incluiría George Orwell en su famosa novela “1984″.

Más de un millón de personas fueron asesinadas por motivos políticos o religiosos durante lo que se conoce como el Terror Rojo, entre 1918 y 1922, la época más dura de la dictadura de Lenin. Para que nos hagamos una idea, según el historiador británico Hugh Thomas, las víctimas de la represión franquista suman unas 100.000 personas, entre los asesinados durante la Guerra Civil y la represión de la postguerra. Es decir, que en poco más de seis años de dictadura Lenin asesinó a diez veces más gente que la dictadura franquista en casi 40 años. Sin embargo, muchos ultraizquierdistas españoles que llaman “genocida” a Franco no tienen reparos en proclamar su admiración por Lenin, como por ejemplo el diputado de Izquierda Unida, Alberto Garzón.

monjes_ejecutados_cheka_1919

Monjes ortodoxos asesinados por la Cheka en 1919.

La salvaje persecución contra los cristianos y otras religiones

Con la Revolución bolchevique de 1917 se inició una persecución religiosa sistemática que supondría, a lo largo de la historia de la URSS, el asesinato de entre 12 y 20 millones de cristianos. En 1914 la Iglesia ortodoxa rusa tenía 55.173 iglesias, 29.593 capillas, 550 monasterios y 475 conventos: los comunistas clausuraron y destruyeron la amplia mayoría de ellos. Algo parecido ocurrió con las 5.000 sinagogas judías y las 25.000 mezquitas musulmanas que había en territorio ruso en 1917. Antes de la Revolución también había 112.629 sacerdotes y diáconos y 95.259 monjes y monjas de la Iglesia ortodoxa. Los comunistas desataron contra ellos una brutal persecución. Según Yakovlev, unos 3.000 sacerdotes, religiosos y monjas fueron asesinados ya sólo en 1918 con métodos tan brutales como los antes citados. Muchos laicos fueron acosados, torturados, detenidos y asesinados. El historiador Dimitry V. Pospielovsky dio cuenta de la brutalidad de los rojos contra los sacerdotes con casos como los siguientes:

  • Un sacerdote de 80 años llamado Amvrosi fue brutalmente golpeado a culatazos antes de ser asesinado.
  • Otro sacerdote llamado Dimitri fue llevado a un cementerio y desnudado, y cuando trataba de santiguarse antes de ser asesinado, un bolchevique le cortó el brazo derecho.
  • Otro viejo sacerdote que intentaba detener la ejecución de un campesino fue golpeado, asesinado y desmembrado a sablazos por los bolcheviques. Esta forma de deshacerse de los cadáveres no fue un caso aislado entre los crímenes bolcheviques contra el clero ortodoxo.
  • En el Monasterio de San Salvador los rojos mataron al abad, de 75 años, escalfándole y decapitándole.
  • A Hermógenes, Arzobispo de Tobolsk y Siberia, le ataron piedras a la cabeza y le arrojaron al río Tura, donde murió ahogado.
  • En Voronezh a siete monjas las mataron hirviéndolas en un caldero de alquitrán.
  • En Pechora, un anciano sacerdote llamado Rasputin fue atado a un poste de telégrafo, tiroteado y su cadáver entregado a los perros para que lo devorasen.

En mayo de 1920 Lenin ordenó la ejecución masiva de todos los sacerdotes que fuesen contrarios al comunismo: fueron asesinados entre 14.000 y 20.000.

granjeros_i_afanasyuk_s_prokopovich_desollados_cheka_ucrania

Los granjeros I. Afanasyuk y S. Prokopovich, maniatados y desollados vivos en una Cheka en Ucrania.

La represión de los granjeros kulaks

En el verano de 1918 los bolcheviques tuvieron que hacer frente a una rebelión de los kulaks, campesinos de Ucrania y del Cáucaso que eran propietarios de sus propias tierras y que se oponían a las políticas de colectivización comunistas y a la confiscación masiva de sus producciones de grano. Lenin envió una orden escrita a los bolcheviques de Penza para que ahorcasen públicamente a por lo menos 100 renombrados kulaks, a fin de usarlos como escarmiento contra los demás, y para que tomasen rehenes para forzar a los demás a someterse a los comunistas. En otra orden Lenin fue aún más claro: “Hay que formar inmediatamente una troika dictatorial (usted mismo, Markin y otro) implantar el terror de masas, fusilar o deportar a los centenares de prostitutas que hacen beber a los soldados, a todos los antiguos oficiales, etc. No hay un minuto que perder.”

El asesinato de miles de desertores del Ejército Rojo y de sus familias

El Ejército Rojo sufrió 3 millones de deserciones en 1919 y 1920. El primer año fueron arrestados por la Cheka 500.000 desertores, y casi 800.000 el segundo. Miles de ellos fueron asesinados, y sus familias fueron tomadas a menudo como rehenes y asesinadas para chantajear a los desertores. Un reporte típico de la Cheka afirmaba lo siguiente:

“Provincia de Yaroslavl, el 23 de junio de 1919. La sublevación de desertores en el volost de Petropavlovskaya ha sido sofocada. Las familias de los desertores han sido tomadas como rehenes. Cuando empezamos a disparar a una persona de cada familia, los Verdes comenzaron a salir de los bosques y se rindieron. Treinta y cuatro desertores fueron fusilados como ejemplo.”

Entre agosto de 1920 y junio de 1921 se produjo en Tambov una gran rebelión antibolchevique con apoyo de desertores del Ejército Rojo, provocada por las masivas requisas ordenadas por los comunistas. Los rebeldes reunieron a un ejército de unos 40.000 hombres. Los bolcheviques aplastaron la rebelión. Entre las ejecuciones masivas y los internamientos en el Gulag murieron 240.000 civiles.

La brutal represión de los cosacos

Otro grupo que sufrió la brutal represión comunista fueron los cosacos, una etnia de origen turco. Muchos de sus miembros lucharon en el Ejército blanco, junto a los zaristas, en la Guerra Civil rusa. Entre 1918 y 1919 llegaron a formar una República independiente, de carácter democrático. Los bolcheviques dirigieron contra ellos una durísima represión. El historiador Michael Kort ha estimado que entre 300.000 y 500.000 cosacos fueron asesinados en 1919 y 1920, de una población de 1,5 millones.

telegrafista_ponomarenko_cheka_kharkiv

En primer plano, el cadáver del telegrafista Ponomarenko en la Cheka de Járkov, Ucrania. Le cortaron la mano derecha y muestra cortes profundos en la cabeza. Al fondo se ven los cadáveres de otras dos víctimas de los chekistas.

La creación por Lenin de una red de campos de concentración: el Gulag

En abril de 1919 Lenin firmó un decreto para crear un sistema de campos de concentración que copiaba la Katorga zarista, que en 1916 contada con casi 20.000 reclusos, según cifras publicadas por Stephen G. Wheatcroft. La nueva red de campos de concentración recibió el nombre de Glávnoie upravlenie ispravítelno-trudovyj lagueréi i koloni (Dirección general de campos de trabajo). Era el nacimiento del Gulag, el mayor sistema de represión soviético. El primero de esos campos se había establecido en 1918 en Solovki, en las islas Solovetsky del Mar Negro. Nuevamente las cifras de la dictadura comunista acabaron superando con creces a las del zarismo en poco tiempo: a finales de 1920 ya había 84 campos con unos 50.000 prisioneros políticos. En octubre de 1923 ya eran 315 campos con 70.000 prisioneros. Los allí detenidos eran utilizados en trabajos forzados como mano de obra esclava. Entre la población reclusa había muy altos índices de mortalidad, debido a las durísimas condiciones de estos brutales centros de reclusión, en los que a menudo los presos morían de hambre o asesinados por sus guardianes.

Lenin animó a ejecutar en masa a huelguistas

Las huelgas también fueron sofocadas de forma sanguinaria. El 16 de marzo de 1919 la Cheka asaltó la factoría de Putilov, en la que sus trabajadores se habían declarado en huelga seis días antes, acusando al gobierno bolchevique de haberse convertido en una dictadura: 900 trabajadores fueron arrestados, y 200 ejecutados sin juicio alguno. La represión violenta, los encarcelamientos, la toma de rehenes y los asesinatos en masa fueron los métodos más usados por los bolcheviques para sofocar estas huelgas, tanto en las fábricas como en el campo. El 29 de enero de 1920, ante las huelgas de los trabajadores de la región de los Urales, Lenin envió un telegrama a Vladimir Smirnov animando a utilizar el asesinato en masa contra los huelguistas: “Me sorprende que usted tome el asunto con tanta ligereza y no ejecute inmediatamente un gran número de huelguistas por el delito de sabotaje.” Incluso se recurrió a estos métodos para sofocar las protestas de trabajadores al ser obligados a trabajar en domingo, como ocurrió en Tula, un malestar que los bolcheviques atribuían, sin más, a una “conspiración contrarrevolucionaria forjada por espías polacos”. Se estima que cientos de miles de trabajadores y campesinos rebeldes fueron ejecutados entre 1918 y 1922.

asesinados_cheka_kiev1919

Asesinados por la Cheka de Kiev, Ucrania, en 1919.

La ejecución en masa de prisioneros de guerra

A finales de 1920 el propio Lenin dio su aprobación para el asesinato en masa de 50.000 prisioneros “blancos” y civiles en Crimea, a tiros o por ahorcamiento, en una de las mayores masacres de la Guerra Civil Rusa. Las víctimas de este crimen se habían entregado, según relata Robert Gellately, tras la promesa bolchevique de que habría una amnistía para ellos si se rendían.

hambruna_rusa_en_buzuluk_volga_invierno_1921_1922

Los cadáveres apilados de víctimas de la hambruna rusa en Buzuluk, en la región del Volga, invierno de 1921 a 1922.

Lenin usó el hambre con fines políticos: de 3,8 a 6 millones de muertos

Uno de los episodios más dramáticos de la dictadura de Lenin fue la hambruna rusa de 1921 y 1922, que afectó a unos 27 millones de personas y mató a entre 3 y 5 millones y que fue provocada, en gran medida, por las requisas masivas de grano ordenadas por los bolcheviques, la denominada Prodrazvyorstka (copiada y ampliada por los comunistas, como otras cosas, de la Razvyorstka, la requisa de grano zarista en la Primera Guerra Mundial). El grano requisado se usaba a menudo para exportación. Este exterminio mediante el hambre no fue algo accidental o que la dictadura bolchevique tratase de evitar: se hizo de forma intencionada e incluso se buscó con ella un fin antirreligioso, como escribía Lenin en una carta al Politburó el 19 de marzo de 1922:

“Con tanta gente hambrienta que se alimenta de carne humana, con los caminos congestionados de centenares y de millares de cadáveres, ahora y solamente ahora podemos (y en consecuencia debemos) confiscar los bienes de la Iglesia con una energía feroz y despiadada. (…) Todo indica que no alcanzaremos nuestro objetivo en otro momento, porque solamente la desesperación generada por el hambre puede acarrear una actitud benévola, o al menos neutra, de las masas [hacia] nosotros.”

Este uso de las hambrunas como método para conseguir objetivos políticos ya lo había adelantado Lenin en 1891, cuando se negó a colaborar con una campaña de ayuda a los hambrientos de la ciudad de Samara. Según Lenin el hambre tiene “numerosas consecuencias positivas”, pues “destruye no solamente la fe en el Zar, también en Dios”.

La hambruna rusa no fue la única en el territorio de la URSS durante la dictadura de Lenin. Hambrunas similares las sufrieron los kazajos (1919–1922, con 400.000 muertos) y los tártaros (1921-1922, entre 400.000 y 600.000 muertos), todos ellos bajo dominio soviético. Sumando estas cifras a las de la hambruna rusa, tenemos entre 3,8 millones y 6 millones de muertos a causa del hambre, una situación provocada -insisto- por el propio régimen comunista.

Las hambrunas y las pésimas condiciones de vida dieron lugar a rebeliones en la URSS, hoy poco recordadas por la mayor parte del mundo. Una de las más significativas, además de la ya citada de Tambov, fue la de Kronstadt en marzo de 1921, cuando civiles, soldados y marinos de la flota soviética de Báltico se alzaron contra los bolcheviques. El Ejército Rojo sofocó la rebelión ejecutando a miles de personas.

Fuente: http://www.outono.net

Réplica del búnker donde Hitler pasó sus últimos días exhibida en Berlín.

bunker1

Un museo privado de Berlín ha expuesto una réplica de una parte del búnker donde Hitler pasó la fase final de la Segunda Guerra Mundial, un proyecto que, mayoritariamente, no ha sido muy bien recibida.

La rcreación ha sido instalada  en un antiguo refugio antiaéreo a unos dos kilómetros de la zona del búnker verdadera demolida pocos años años depués del final de la guerra.

Wieland Giebel, comisario de la exposición, ha insistido en que es parte de la historia de Alemania y que no es  insistió en que no es un “show” sobre Hitler.

bonker-2

La réplica sólo puede ser vista en una visita guiada en un refugio destinado para 3.500 personas pero que acabó dando cobijoy a 12.000.

Alá es grande…y nosotros gilipollas.

silencio-borregos_115249060_3351662_2362x1772

No queréis daros  cuenta (porque lo ignoráis, porque sois seres  pensados en vez de seres pensantes, porque os declaráis políticamente correctos, porque tenéis miedo de decir lo que realmente pensáis) de que una religión que cada vez que se ha acercado a Europa lo ha hecho a lo largo de la Historia cimitarra en mano para  convertir a su fe -por las buenas o por las malas- a todo bicho viviente con el que se topaban, se ha asentado entre nosotros . Podéis leerlo en los libros de Historia, antes de que los reescriban a su antojo globalista y melindroso. Esto es así, aunque ahora quede más cultivado eso de “Islam religión de paz”. Si le añadimos unas velitas (o un maravilloso móvil de última generación, si no hay velitas disponibles en ese momento),  pancartas con flores y cara con sonrisa estúpida, sobre cabeza de memo (o mema) ignorante que no ha leído el Corán (es importante leerlo, así no pueden colar eso de “está sacado de contexto”) y que desconoce las fatuas, la sunna  o la sharia; ya tenemos el chiringuito bobista montado.

   Porque los que suelen montar el chiringuito curiosamente son mas ateos que Marx : estos mismos predican -cual apóstoles teledirigidos de la nueva religión mundialista-y-del-buen-rollito- que en Europa tenemos que ser tolerantes con el  islamismo, pero el que  los países árabes no sean tolerantes con los cristianos  -los persiguen, los torturan, los queman vivos en sus iglesias- carece de la menor importancia para ellos -y a veces- hasta para el papa de Roma.

   Y cuando hay algún país árabe que se define como estado laico (donde los cristianos no tienen nada que temer), allí llega Arabia Saudí con su aliado inaliable -Israel?¡- y el autoproclamado sheriff del mundo para imponer  “su” laicismo democrático a golpe de dron teledirigido y financiación de fuerzas afines . Y los de siempre callados ante tamaño atropello. Es lo que le pasó a Irak, a Libia y ha estado a punto de pasarle a Siria, de no ser por la intervención rusa.

   Y  este silencio vil por parte de los que en otras ocasiones aúllan sin parar también es significativo y tremebundo: No escucho ni a las señoras diputadas o concejalas ni a las furibundas  feministas decir nada de  los casamientos de niñas menores a la fuerza, o de la denigración sistemática de la mujer, del pañuelo o cosas peores impuestas por la fuerza no precisamente viril. Y una de las muchas  guindas del pastel: en Arabia Saudí, tras árduas y complejas deliberaciones, llegaron a la conclusión de que las mujeres son mamíferos, pero carentes de alma ¡Toma ya! Tampoco escucho a los ecologistas de pandereta decir nada de la fiesta del cordero ¿Y el colectivo lgtb…xyz? También calla el trato que reciben sus colegas en determinados países árabes  ¿Y cuantas femen han entrado tetas al aire en una mezquita? Todos ellos confirman con su actitud silenciosa  lo que ya sabemos: el Islam no es una religión de paz, ya que ninguno de estos valientes y temerarios defensores de las libertades  se atreve a hacer en las mezquitas lo que sí hacen en los templos cristianos. ¿Y los fiscales del odio, escuchan las proclamas de los imanes?.

   Los políticos nos cuentan que tenemos que ser pacientes con los que llegan, que lo hacen desde un entorno terrible de guerras y miserias. Lo que percibimos y no nos cuentan es que no tienen intención alguna de integración, exigiendo respeto a sus costumbres pero intentando – a golpe de acusación de  racismo odio o xenofobia- imponerlas sobre las nuestras. Le molestan los bocadillos de jamón de nuestros hijos, las faldas de nuestras hijas, los escotes de nuestras mujeres, cualquier procesión religiosa cristiana, los árboles y nacimientos navideños  y todas esas cosas que ya conocemos ¡Les molesta todo!  pero a nosotros no puede molestarnos nada, porque si lo dices, eres un xenófobo de cojones. Sin embargo, algunos todavía conocemos nuestra Historia, recordamos el porqué de nuestras Tradiciones.  Incluso (fíjense lo extremadamente incorrecto que soy) estamos orgullosos de ellas, ya que nuestra Identidad Europea es -cuando menos-  tan valiosa como la de cualquier otro pueblo-raza-cultura.

   Ya que todo pueblo-raza-cultura puede sentirse extremadamente orgulloso de sus identidad como vemos a diario, menos si eres blanco y europeo; entonces eres racista, xenófobo, nazi, intolerante, casposo, atrasado, fascista, odiador y demás etiquetas con las que el inducido rebaño tacha a los que se apartan (con Historia,  ideas y argumentos) de lo que oficialmente nos dicen  que hay que pensar. Para los cantamañanas de la sangre árabe que corre por las venas de los españoles, consulten el mapa del  haplogrupo R1b del cromosoma Y, se sorprenderán mucho.

http://www.scs.illinois.edu/~mcdonald/WorldHaplogroupsMaps.pdf

   Todos los poderes callan, incluidos los periódicos y televisiones. De los ataques a iglesias, imágenes o sacerdotes por parte de ¿desequilibrados?  al grito de “Alá es grande” nos enteramos de refilón, cuando el suceso es tan grave que no tienen más remedio que ofrecerlo. Ya no son puntuales, aquí en España son cada vez más frecuentes. Y en el resto de Europa, aún más. Pero siempre tienen la consabida consigna: era un desequilibrado.

   Y entonces nos preguntamos (los que nos hacemos preguntas fuera de guión): ¿esto es casual o causal? Por deducción lógica, el que defiendan una religión que no pertenece a la cultura europea (como la musulmana) y pasen de todo -cuando no es persecución pura y dura – frente a la que sí es propia de su cultura (como la cristiana) lo único que denota es su interés en arrasar con cualquier rasgo de  identidad europea. Me recuerda esto a las manifestaciones en  Dresde ¡apoyando  los bombardeos aliados de la ciudad¡, en los que perecieron achicharrados miles de civiles alemanes durante la IIGM.

   Pero bueno, como seguro que eran todos nazis, tampoco importa tanto que murieran a la barbacoa. Niños incluidos.

   El multiculturalismo que nos vienen imponiendo (televisiones, periódicos, políticos, ………….) es a la larga el fin de todas las tradiciones del mundo en una sola, que cuente con el beneplácito de las élites dinerarias que hoy manejan el mundo (¿todavía es tan ingenuo que cree que los votos sirven para algo?) a través de sus marionetas (los políticos y las elecciones) y no es multiculturalismo, sino globalización, no nos dejemos engañar.  Sin diferentes culturas no puede haber diversidad. Y la idea  peregrina chupi guay de que vivamos todos juntitos en armonía …; en fin, no soporta ningún análisis serio, objetivo o histórico. Y una obviedad que es pasada por alto a menudo: la forma de entender el mundo de las distintas culturas es diferente.  Y de ahí, los enfrentamientos que ya llegan para quedarse, porque en planteamientos enfrentados, o cede uno o cede otro: no hay empate ni buen rollito buenista .   Y a la hora de aplicar una Ley para dirimir conflictos ¿aplicaremos la nuestra o la suya? Probablemente, ni una ni otra, sino un rebujo de ambas, con lo que las dos culturas enfrentadas perderán parte de su idiosincrasia. Y me temo que la nuestra llevará la peor parte, porque si no es  así, seremos intolerantes; es decir, si defendemos lo nuestro, somos malos; si lo olvidamos, somos buenos. Y por eso, somos gilipollas.

   A pesar de los planes que tengan los instigadores últimos de todo este despropósito, esta torre de Babel tiene los días contados, ya sabemos todos cómo acabó la otra. Y también sabemos, por ejemplo, cómo acabó el Imperio Romano; su decadencia empezó cuando permitió que religiones foráneas que no aceptaban el orden romano existente proliferaran , cuando los bárbaros ajenos a la cultura que los adoptó fueron ciudadanos , etc.

   Europa, desgraciadamente, no es comparable ni por asomo al Imperio Romano, pero tal y como va la cosa, acabará igual y por las mismas razones.

Y si no, al tiempo. Avisados estáis.

 Juan José Carrión Fdez-Castañón.

ILUSTRACIÓN ÓSCAR ASTROMUJOFF